Desarrollar la Ley de Dependencia, el reto más difícil de Trinidad Jiménez

  • Madrid, 7 abr (EFE).- Lograr el pleno desarrollo de la ley de Dependencia y, sobre todo, conseguir que las condiciones de acceso a estos servicios sean rápidos e iguales en todas las autonomías será el reto más difícil de la nueva ministra de Sanidad y Políticas Sociales, Trinidad Jiménez.

Desarrollar la Ley de Dependencia, el reto más difícil de Trinidad Jiménez

Desarrollar la Ley de Dependencia, el reto más difícil de Trinidad Jiménez

Madrid, 7 abr (EFE).- Lograr el pleno desarrollo de la ley de Dependencia y, sobre todo, conseguir que las condiciones de acceso a estos servicios sean rápidos e iguales en todas las autonomías será el reto más difícil de la nueva ministra de Sanidad y Políticas Sociales, Trinidad Jiménez.

No en vano, tras anunciar los nombres de los nuevos ministros que desde hoy se integrarán en su Gabinete, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha explicado que era "conveniente" unir la Sanidad con las Políticas Sociales, porque ambas reclaman "una intensa actividad de diálogo y coordinación con las comunidades autónomas".

Por eso, y por las "evidentes interrelaciones" que hay entre estos dos ámbitos, las Políticas Sociales (hasta hoy integradas en el Ministerio Educación, Política Social y Deportes) y la Sanidad (con un Departamento propio) tendrán una única responsable: Trinidad Jiménez, elegida "por su capacidad política y su sensibilidad social", según Zapatero.

Probablemente el reto más difícil de la nueva ministra será desarrollar la ley de Dependencia, una norma duramente criticada por todos: los usuarios, los agentes sociales y las autonomías.

La queja generalizada y compartida por todos es la falta de financiación y presupuesto, un problema que está retrasando la puesta en marcha de estas ayudas y que, en muchos casos y tras una larga tramitación, no llegan a tiempo o son insuficientes.

Junto a la falta de recursos, los usuarios critican también diferencias territoriales como que algunas comunidades autónomas no permitan compatibilizar las ayudas autonómicas con los servicios de dependencia, lo que obliga a los usuarios a elegir entre unas prestaciones u otras.

Problemas como éstos, la falta de residencias o el copago han hecho que esta ley que nació generando muchas expectativas sea hoy motivo de frustración para muchos de los usuarios.

En cuanto a la Sanidad, Trinidad Jiménez hereda varios retos: solucionar la falta de médicos pronosticada para 2025 (habrá un déficit de 25.000 especialistas), crear un calendario vacunal único para todas las autonomías e implantar en todos los territorios un sistema de historia clínica digital que permita a los médicos conocer los datos de los pacientes desde cualquier hospital.

Los retos a los que se enfrentará Trinidad Jiménez al frente del nuevo Ministerio serán vitales para que el Gobierno alcance al menos dos de los tres objetivos marcados para esta legislatura: "la recuperación económica y la creación de empleo, el fortalecimiento de la cohesión social y territorial, y las reformas que demanda la segunda década del siglo XXI".