El TSJB se compromete a velar por los derechos de los discapacitados en todos los procesos y documentos judiciales

La ONCE entrega al TSJB un ejemplar en Braille de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

PALMA DE MALLORCA, 07 (EUROPA PRESS)

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, Antoni Terrassa, se comprometió hoy a velar por los derechos de los discapacitados en todos los procesos y documentos judiciales, después de que la presidenta del Consejo Territorial de la ONCE en Baleares, María Carmen Soler, le entregara un ejemplar en Braille de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Así, Soler destacó que la ONCE pretende que este texto en Braille forme parte de los documentos esenciales del TSJB y de otros organismos, con el fin de que se consolide como un elemento más de normalización de las personas con discapacidad en el acceso a la información, la cultura y la vida cotidiana, de forma que se sume a los textos que velan por el cumplimiento de sus derechos.

Terrassa destacó que actualmente, el TSJB está en condiciones de tratar digitalmente cualquier documentación y resolución judicial, de forma que remarcó que este órgano tiene "capacidad técnica suficiente para traducir a voz documentos digitales", con el fin de que las personas invidentes puedan tener conocimiento de todas las decisiones judiciales, aunque no las puedan leer.

Además, añadió que está garantizada la autenticidad de los documentos y resoluciones, debido a que en todos los casos, un secretario judicial "da fe de todas las actuaciones". No obstante, reconoció que actualmente, ningún documento judicial se escribe en Braille, aunque señaló que, de momento, "no se ha detectado ningún problema" con las personas invidentes y en caso de que fuera así, se celebraría una reunión con la ONCE para "resolver los problemas que se puedan suscitar".

En este sentido, Soler subrayó que no existe ningún problema ni dificultad respecto a la lectura de los documentos judiciales para las personas ciegas, ya que habitualmente, los lee un juez, quien, a su juicio, es la "mejor garantía para la fiabilidad de una resolución". "Es verdad que el documento no está transcrito en Braille, pero esto podría suponer un problema, que sería saber con seguridad que este documento es exactamente el mismo que se va a firmar en tinta", aseveró.

Así, la presidenta del Consejo Territorial de la ONCE en Baleares consideró que "siempre es mejor que un juez, un notario o testigos puedan dar fe de que el documento que firma una persona invidente es el que le han leído".

EL DOCUMENTO "NO ES PAPEL MOJADO"

Por otra parte, explicó que su organización quería entregar al TSJB un ejemplar de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que entró en vigor el 3 de mayo de 2008, teniendo en cuenta que España fue uno de los primeros países que el año pasado suscribió este documento, que "no es papel mojado, sino que obliga a adaptar todas las leyes estatales y autonómicas a la no discriminación de las personas discapacitadas en todos los ámbitos".

De este modo, los países que suscriban este documento deben reconocer que todas las personas son iguales ante la Ley, así como prohibir la discriminación basada en las discapacidades y garantizar igual protección de la norma para todos, actualizando la legislación y adaptándola a las nuevas directrices.

En esta línea, los Estados que se suman a la Convención, según informó la ONCE, se comprometen a elaborar y poner en práctica políticas, leyes y medidas administrativas para asegurar los derechos reconocidos en el documento y abolir las leyes, reglamentos, costumbres y prácticas que constituyen una discriminación.

Soler detalló que ha entregado este ejemplar a Terrassa en Braille, debido a que este año se celebra 200 aniversario del nacimiento de Luis Braille, inventor de esta "gran revolución que ha permitido a las personas ciegas acceder a la cultura y la educación y, por tanto, les ha permitido una gran normalización".

LAS VENTAJAS DEL BRAILLE

Así, la ONCE resaltó que el Braille, además de ser un sistema de lectoescritura "imprescindible" en la educación de 7.500 niños y jóvenes españoles con problemas de visión, es una de las "puertas que les introduce en las nuevas tecnologías y la sociedad de la información".

Un ejemplo de ello, son las 'líneas Braille', que, según recordó, es un teclado periférico que transforma en Braille la información contenida en la pantalla y que es "clave para su utilización por personas ciegas y, muy especialmente, para los sordociegos".

Actualmente, la ONCE impulsa el uso del Braille en el etiquetado de productos farmacéuticos; de alimentación o de limpieza; la señalización de ascensores; la publicación de folletos de información y de catálogos de museos, con el fin de "facilitar enormemente la vida de las personas ciegas".

Además, esta organización recordó que pone a disposición de sus afiliados más de 57.000 títulos en Braille y sonido, a los que se puede acceder a través de Internet en la página web www.once.es. Por otro lado, presta apoyo a los estudiantes para la impresión de apuntes y otros textos, de manera que más de una treintena de unidades periféricas imprimen en Braille en toda España.