En España hay 225.000 extranjeros discapacitados, el 5% de los inmigrantes

  • Madrid, 24 mar (EFE).- Al menos el cinco por ciento de los inmigrantes que viven en España, unas 225.000 personas, tiene alguna discapacidad, según un estudio del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), editado por el Observatorio Permanente de la Inmigración.

Madrid, 24 mar (EFE).- Al menos el cinco por ciento de los inmigrantes que viven en España, unas 225.000 personas, tiene alguna discapacidad, según un estudio del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), editado por el Observatorio Permanente de la Inmigración.

El estudio, realizado por Agustín Huete García y Eduardo Díaz, analiza el grado de integración y discriminación de este colectivo y es el trabajo "más amplio y profundo que se ha hecho hasta ahora" para ilustrar la situación de los extranjeros discapacitados, según la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí.

En la presentación del libro, Agustín Huete ha puntualizado que, en 2007, cuando se hizo este trabajo, la discapacidad afectaba a casi un cuarto de millón de inmigrantes (el 54 por ciento son mujeres) pero desde entonces "la cifra puede haber aumentado".

El sesenta por ciento de los inmigrantes discapacitados llegaron a nuestro país con alguna minusvalía pero el resto la adquirió durante la migración o en España, la mayoría en accidentes laborales, puntualiza Huete.

Entre las conclusiones más importantes, el informe advierte que el mayor obstáculo para la integración de este colectivo es la situación de ilegalidad, por lo que recomienda al Ejecutivo que les facilite el acceso a los permisos de residencia, la tarjeta sanitaria y el certificado de minusvalía.

Preguntada por este punto, la secretaria de Estado ha manifestado que el Gobierno estudiará "todas las recomendaciones del trabajo" para analizar "todo lo que puede tener una respuesta legal".

En cuanto al ámbito laboral, el informe precisa que este colectivo presenta especiales dificultades de accesiblidad al empleo y unos niveles mucho mayores de precariedad que los españoles.

A su vez, tanto la falta de permiso de residencia como las peores condiciones laborales que tienen los inmigrantes discapacitados dificultan su acceso a otro tipo de recursos y ayudas "esenciales para su desarrollo vital", como mejoras en la vivienda, programas de integración o a acceso a formación.

Pese a todo, los inmigrantes discapacitados perciben su situación con más optimismo que los profesionales que les atienden en España, "algo lógico si se tiene en cuenta que vienen de unas condiciones de origen mucho peores", ha puntualizado Huete.

Por último, el informe reclama más ayudas para este colectivo, porque "hay un escaso desarrollo de servicios especializados de atención a la población con discapacidad", más coordinación entre las administraciones y las ONG, más registros que cuantifiquen la población inmigrante discapacitada y mayor cooperación con los países de origen.

Por su parte, el presidente del CERMI, Luis Cayo, ha destacado la importancia de este "primer estudio global sobre la inmigración discapacitada porque da una visión de conjunto y advierte de la especial vulnerabilidad y necesidades de este colectivo".

Además, el trabajo servirá para que "todos los profesionales implicados" de la Administración y el Tercer Sector "estemos más alerta" sobre las necesidades de estas personas y "sepamos reaccionar a tiempo para corregir las estrategias de integración de los inmigrantes".

De hecho, ha puntualizado, algunas de las recomendaciones de este estudio ya se han presentado como enmiendas a la Ley de Extranjería.