Las familias catalanas con un discapacitado intelectual tienen un sobreesfuerzo económico de hasta 34.000 euros

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

Las familias catalanas con un hijo con discapacidad intelectual afrontan un sobreesfuerzo económico de entre 19.687 euros, si no se tiene en cuenta el coste de oportunidad de la familia, y 34.693 euros, si se tiene en cuenta dicho coste, según un informe encargado por la Confederación española FEAPS pro personas con discapacidad intelectual.

El estudio, presentado en Catalunya por la Federación Catalana pro Personas con Discapacidad Intelectual y con el apoyo de Fecsa Endesa, constata que en el conjunto de España este sobreesfuerzo está entre los 19.280 y los 31.878 euros anuales, por debajo del catalán. Las familias catalanas son las segundas que hacen un mayor sobreesfuerzo, por detrás de las de las Islas Baleares.

Este sobreesfuerzo es el resultado de sumar los costes del tiempo de dedicación para el cuidado de la persona discapacitada, los asociados a la situación como los copagos de servicios o los medicamentos y los costes de oportunidad tanto individuales como familiares que acarrea la discapacidad, como la imposibilidad de que algún miembro trabaje para hacerse cargo del discapacitado.

A dichos costes el estudio resta las medidas compensatorias como las prestaciones económicas que otorga cada comunidad autónoma, las subvenciones y las exenciones y bonificaciones. Los costes totales menos las medidas compensatorias dan el sobreesfuerzo económico.

Este índice varía según el nivel de discapacidad de la persona, así el coste para los discapacitados leves es de 24.263 euros anuales (con coste de oportunidad), para los moderados 37.105 euros, para los severos que viven en una residencia 13.908 euros y para los severos que viven con la familia 63.278 euros.

Las familias españolas con un discapacitado intelectual leve dedican 61 horas al mes a su cuidado, a la atención de un discapacitado moderado 111,6 y a uno severa que vive en casa 251,4 horas. Además, las familias pagan hasta 4.620 euros al año por la compra de un producto o servicio.

MÁS CARO EN CATALUNYA

El director general de la Federación APPS, Xavier Masllorens, explicó que el sobreesfuerzo en Catalunya es mayor principalmente porque "pesa la calidad de vida" de la comunidad, así como otros factores como el nivel más bajo de prestaciones y el hecho de que el ocio no sea gratis como en otras zonas de Catalunya.

Los discapacitados intelectuales catalanes reciben prestaciones por encima de la media de España en todos los perfiles, sin embargo las subvenciones son muy inferiores a excepción de los de perfil severo que residen en casa. Las deducciones y bonificaciones que se aplican en Catalunya también están por debajo de la media estatal.

Masllorens hizo un llamamiento a las administraciones para que aumenten sus esfuerzos en este colectivo, sobre el que advirtió del riesgo de exclusión social especialmente en época de crisis económica, y reclamó un pacto entre comunidades autónomas "que asegure los derechos de las personas vivan donde vivan".

El estudio, elaborado por Antares Consulting, también señala el sobreesfuerzo que realizan las entidades que atienden a este colectivo y asegura que de no ser por ellas las familias tendrían que afrontar costes superiores.