LM

Más de 400 colectivos de la región se beneficiarán de la 'Convocatoria de Ayudas Sociales' durante el año 2010

TOLEDO, 21 (EUROPA PRESS)

Caja Castilla La Mancha (CCM) asegura que su Obra Social está garantizada, y por eso pide a los más de 400 colectivos de la región que habitualmente se benefician de la Convocatoria de Ayudas Sociales, "que sabemos que tenían incertidumbre", que estén tranquilos, porque CCM "es la caja de la familia, y en la familia somos previsores y hemos ahorrado en la época de bonanza. Por eso, tenemos un fondo de la Obra Social que garantiza que se puedan atender programas de esta naturaleza".

Así lo expresó hoy en rueda de prensa el director de la Obra Social de Caja Castilla La Mancha, Martín Molina, que presentó, acompañado del director territorial de CCM en la provincia de Toledo, Ignacio Jorganes, la 'Convocatoria de Ayudas Sociales 09', de la que previsiblemente se beneficiarán unas 400 asociaciones de Castilla-La Mancha a partir de enero de 2010.

La convocatoria para solicitar las ayudas se abrirá el próximo 1 de junio. De este modo, los responsables de la Obra Social irán tramitando los proyectos de las asociaciones "según vayan llegando" con el objetivo de comunicar una respuesta en el plazo máximo de un mes.

En ese momento, si se concede la subvención a una determinada asociación, se le facilitará un certificado en el que la entidad señale que realizará el correspondiente abono en el mes de diciembre, con el propósito de facilitar las gestiones de la asociación con otras instituciones, ya que "este tipo de colectivos se nutren de la Junta, ayuntamientos, diputaciones, e incluso de la ONCE", recordó Molina.

El objetivo de la entidad, prosiguió, es "adelantarnos con nuestra respuesta a los trámites pertinentes para la puesta en marcha de los proyectos", de modo que en enero de 2010 todos los colectivos beneficiarios tengan el dinero en sus cuentas.

Preguntado por la inversión que realizará la entidad en esta convocatoria, Martín Molina recordó que otros años se han invertido unos 13 millones de euros. No obstante, anticipó que el presupuesto de la Obra Social para este año estará abierto, calculando que se utilizará entre el 10 y el 15 por ciento de los fondos de la Obra Social para ello.

Durante su intervención, el director territorial de CCM en la provincia de Toledo, Ignacio Jorganes, subrayó que la pretensión de la entidad es "ir más allá en el tema de la sensibilidad social" y con los fondos de la Obra Social, "que nada tienen que ver con las cuentas fiscales" de la caja, aclaró, CCM pretende adelantar los proyectos de futuro, de 2010. "Con las acciones de hoy, hablamos del futuro", agregó Jorganes.

En este sentido, indicó que "una sociedad solidaria debe estar al lado de un banco social, como es CCM", por eso agradeció el esfuerzo realizado por los más de 3.00 trabajadores de la entidad "para volver a poner encima de la mesa las ayudas de la Obra Social en 2010"; y a los clientes su confianza, porque "a pesar de los pesares siguen confiando en la caja. Es emocionante", sentenció.

DESTINATARIOS DE LAS AYUDAS

Por su parte, el director de la Obra Social de CCM, Martín Molina, que previamente hizo un repaso de los diferentes programas que se llevan a cabo en el área de mayores, de ayudas a discapacitados, para promover la solidaridad internacional y en el área sanitaria, detalló en qué consiste la 'Convocatoria de Ayudas Sociales', "el programa más antiguo que realiza, desde hace 10 años, la Obra Social", y a quién va dirigido.

De este modo, resaltó que anualmente piden estas convocatorias unas 400 asociaciones de la región. En la pasada edición, prosiguió Molina, el 82 por ciento de las ayudas fueron a parar a Castilla-La Mancha, y el resto se desarrollaron en el ámbito de actuación de CCM. Concretamente, en la provincia de Toledo se destinaron el 25 por ciento de las ayudas, "a unas cien empresas", agregó.

La convocatoria de ayudas está destinada a cuatro colectivos. En primer lugar, a asociaciones como COCEMFE, MARSODETO o ASPAIN, que trabajan con discapacitados; por parálisis cerebral, síndrome de down, con discapacitados físicos, entre otros.

Otras asociaciones que reciben subvenciones son las que trabajan en la prevención y el tratamiento de enfermedades como la bulimia, la anorexia, depresiones, alzheimer o parkinson; así como colectivos que abordan la acogida, atención legal, educativa, lingüística o laboral de inmigrantes.

Finalmente, un cuarto colectivo, "al que este año dedicaremos un apoyo suplementario debido a la situación de crisis económica", es el que trabaja con personas en riesgo de exclusión social. Se trata de asociaciones como Caritas, Cruz Roja o Banco de Alimentos que realizan su labor en casas de acogida y comedores sociales, y que combaten la pobreza, la mendicidad e incluso el maltrato.