Los discapacitados se sienten de segunda por sufrir los primeros los recortes

  • El movimiento asociativo vinculado con las personas que sufren algún tipo de discapacidad ha denunciado hoy que cuando los tiempos son de bonanza forman parte de la sociedad española, mientras que cuando hay problemas económicos son los primeros en sufrir los recortes.

Madrid, 12 ene.- El movimiento asociativo vinculado con las personas que sufren algún tipo de discapacidad ha denunciado hoy que cuando los tiempos son de bonanza forman parte de la sociedad española, mientras que cuando hay problemas económicos son los primeros en sufrir los recortes.

Así lo ha denunciado hoy Roser Romero, secretaria de organización de COCEMFE, durante la presentación del estudio realizado por la Fundación La Caixa sobre las discapacidad, en un acto al que también ha asistido el presidente del CERMI, Luis Cayo, y de la Fundación ONCE, Alberto Durán.

"Recortes en servicios, en prestaciones, de todo tipo, algunos de ellos ni tan siquiera los disfrutaron", ha insistido Romero, quien ha asegurado que la ley de dependencia, "que dicen ahora que se va a frenar, es un derecho".

"Cuando los tiempos son de bonanza -ha continuado-, nosotros formamos parte de la sociedad española y cuando hay problemas económicos los primeros que sufrimos los recortes somos nosotros".

Para la secretaria general de esta asociación, lo que se pone de manifiesto "no sólo es única y exclusivamente un problema económico", porque, en su opinión, "si fuera así se haría como en todas las familias: se quitaría todo lo superfluo".

"Pero aquí -ha agregado-, los recortes no son en lo superfluo, es en sanidad, educación y dependencia".

Por tanto, a su juicio, la inclusión e integración se están "poniendo en cuestión", lo que quiere decir también que "todo el trabajo que desde el movimiento asociativo se ha hecho en los últimos años no ha calado lo suficiente en la sociedad española".

En el mismo sentido se ha pronunciado Duran al afirmar: "hemos sido los últimos en llegar a algunas comodidades, como la ley de dependencia, y nos sentimos los primeros en ser desechados, apartados, cuando toca recoger la mesa".

Por su parte, Luis Cayo ha dicho que la sociedad y las instituciones está en deuda con las personas con discapacidad y que por ello hacen falta políticas "enérgicas de inclusión", aunque ha considerado que la ley de autonomía personal, tal y como prefiere llamar a la que han bautizado como ley de dependencia, "no va a ser la solución de la inclusión de los discapacitados".

"En el mejor de los casos -ha comentado-, en 2015, solo iba a surtir efecto sobre el 20% de la población con discapacidad.