Medio Ambiente mejora las condiciones de trabajo de los dependientes contratadas en proyectos de empleo

SANTANDER, 16 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Medio Ambiente destinará 150.000 euros a subvencionar las inversiones realizadas por entidades y asociaciones sin ánimo de lucro, durante 2009, orientadas a la mejora de las condiciones de trabajo de las personas dependientes y contratadas para el desarrollo de iniciativas ambientales.

Para el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, esta línea de ayudas, enmarcada en el Plan Estratégico de subvenciones de la Consejería, contribuye a conseguir un doble objetivo: "la integración de las personas en situación de dependencia en los ámbitos laborales vinculados al fomento de la sostenibilidad y la promoción de proyectos que refuerzan la actividad medioambiental como motor de desarrollo socioeconómico".

La cuantía de cada subvención podrá alcanzar el 100 por cien del importe solicitado, hasta una cifra máxima de 50.000 euros por proyecto. Las cantidades aportadas por Medio Ambiente tendrán como destino la adquisición de maquinaria y otros útiles de trabajo adaptados al personal en situación de dependencia, así como la mejora y adecuación de las condiciones de sus entornos de trabajo.

Desde el lanzamiento de esta línea de respaldo a las iniciativas singulares de empleo y medio ambiente en 2007, sus principales beneficiarios han sido los colectivos cántabros de integración y atención a las personas con discapacidad física o intelectual.

Este marco de actuación, tal y como manifestó el consejero de Medio Ambiente, responde a lo dispuesto en la Ley de Cantabria 2/2007 de Derechos y Servicios Sociales, que "exhorta a las Administraciones Públicas a garantizar la protección e inserción social de las personas dependientes".

A juicio de Martín, "la incorporación de la discapacidad como variable en el diseño de políticas e iniciativas medioambientales es ineludible y, por tanto, uno de las líneas-guía de la actividad de la Consejería de Medio Ambiente".

En la convocatoria correspondiente a 2008, las entidades receptoras de esta subvención fueron AMICA, la Fundación Obra San Martín y el Patronato Municipal de Educación-SERCA, entidades a quienes se adjudicó el 100 por cien de la subvención solicitada, con una cuantía conjunta de 110.000 euros y 196 trabajadores beneficiados.

INTEGRACIÓN Y MEDIO AMBIENTE

Bajo el título 'Incremento de los medios y mejora de las condiciones de trabajo de las personas con discapacidad en el Centro Entorno', y gracias a la subvención recibida en 2008, AMICA puso en práctica diversas actuaciones, entre ellas, la adquisición de un vehículo para la creación de un nuevo equipo de trabajo en la actividad de recuperación paisajística de entornos degradados y la instalación de un sistema de aireación en la cabina de selección de residuos de su centro de recuperación y reciclaje, además de aplicar tratamientos antideslizantes en suelos de las zonas de trabajo del Centro Entorno.

Este proyecto implicó a 67 personas con discapacidad, que prestan sus servicios en las actividades relacionadas con el medio ambiente en el centro especial de empleo SAEMA.

Por su parte, el proyecto de la Fundación Obra San Martín beneficiado sobre apoyos técnicos en actividades medioambientales para personas con discapacidad intelectual, permitió a este colectivo el incremento del espacio de su invernadero y la mejora de la accesibilidad de la huerta-vivero, junto con la compra de útiles de trabajo y equipos de protección personal para las actividades allí desarrolladas. El desarrollo de este proyecto benefició a 19 personas con discapacidad intelectual.

Finalmente, la iniciativa 'Centro de lavado básico y creación de plataforma para depósito de materia orgánica', desarrollada por el Patronato Municipal de Educación-SERCA, comprendió las actuaciones ambientales para la depuración de las aguas procedentes del lavado de maquinaria, a partir de los subproductos de las labores de jardinería del centro especial de empleo SERCA.

Conforman la plantilla un total de 110 trabajadores afectados por algún tipo de discapacidad, con minusvalías reconocidas superiores al 33 por ciento.