Parapléjicos, su Fundación y el Instituto de Biomecánica de Valencia presentan un servicio para evaluar sillas de ruedas

TOLEDO, 22 (EUROPA PRESS)

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha, su Fundación para la Investigación y la Integración (FUHNPAIIN) y el Instituto de Biomecánica de Valencia han puesto en marcha un servicio conjunto de evaluación de sillas de ruedas (SESIR), basado en ensayos técnicos y funcionales con el objetivo de complementar la información disponible en el mercado para la compra y prescripción de estos productos.

El director gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Juan Alfonso Ruiz Molina, presentó hoy este nuevo servicio acompañado por el Instituto de Biomecánica de Valencia, Pedro Vera, y del gerente del Hospital Nacional de Parapléjicos, Miguel Ángel Carrasco, tras la cual asistieron a una demostración práctica de las valoraciones funcionales de las sillas de ruedas que se realizan en el centro toledano.

En la actualidad existe una amplia gama y variedad de ayudas técnicas en el mercado. Esto hace que su asignación y adaptación a un usuario resulte un proceso complejo, en el que intervienen varios agentes, desde el fabricante de la ayuda, responsable de sus prestaciones, hasta los profesionales implicados en la prescripción, adaptación, entrenamiento y seguimiento del individuo, pasando por los distintos organismos financiadores y por las empresas encargadas de la prestación de los servicios necesarios.

Ruiz Molina indicó que el interés por evaluación de ayudas técnicas surge de la necesidad de disponer de criterios de selección basados en análisis comparativos rigurosos de los diferentes productos disponibles, con especial énfasis en aquellos aspectos que resulten determinantes para el desempeño de la función deseada por parte de la ayuda, informó la Junta en un comunicado.

En este sentido, señaló que aunque en la actualidad existen un buen número de procedimientos y centros de valoración técnica, hasta ahora no había ningún centro en nuestro país que realizase evaluaciones desde una óptica funcional.

Para llenar este vacío, el Hospital de Nacional de Parapléjicos y el Instituto de Biomecánica de Valencia, dos de las entidades que más peso tienen a nivel nacional tanto en temas de discapacidad como de ayudas técnicas, han unido sus esfuerzos para paliar esta situación poniendo en marcha este nuevo servicio de evaluación de sillas de ruedas.

La novedad más relevante de este servicio es la posibilidad de efectuar de forma protocolizada una valoración funcional y subjetiva de las sillas de ruedas que se va a llevar a cabo en el hospital toledano, puesto que los ensayos técnicos se van a seguir desarrollando del mismo modo que se está haciendo hasta ahora en el IBV, siguiendo las directrices de la normativa correspondiente.

La información para la evaluación funcional y subjetiva se obtendrá midiendo una serie de parámetros objetivos de determinados usuarios, así como su opinión tras utilizar la silla en entornos que reproducen situaciones de uso real. Los ensayos funcionales y de valoración subjetiva se llevarán a cabo bajo la dirección del personal de la Unidad de Biomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital de Parapléjicos en un circuito construido al efecto.

Para la evaluación de las sillas se utilizarán dos herramientas. Por un lado, unos cuestionarios que explorarán mediante preguntas de elección múltiple el grado de satisfacción percibido por el usuario en la realización de dichas pruebas y, por otro, el registro de variables cinéticas y fisiológicas obtenidas de los usuarios al realizar las acciones solicitadas.

MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA

Según el director gerente del SESCAM, con la puesta en marcha de este servicio se pretende cubrir las expectativas de todos los agentes implicados en la fabricación, distribución, adaptación, prescripción y compra de una silla de ruedas, contribuyendo de este modo a mejorar la calidad de vida de las personas que utilizan esta ayuda técnica para su desplazamiento.

Por su parte, el director del Instituto de Biomecánica de Valencia, Pedro Vera manifestó que el trabajo conjunto de ambas entidades ha permitido la puesta en marcha de esta iniciativa que resulta singular en el panorama nacional.

Pedro Vera remarcó que hoy en día el IBV es el único centro en España que realiza ensayos de evaluación físico-mecánica, necesarios para que el producto llegue al mercado cumpliendo la normativa actual. "La novedad de esta iniciativa es que sumamos a nuestros ensayos normativos el valor añadido centrado en incorporar la evaluación funcional del producto; Ya que tal valoración asocia los beneficios sociales derivados de la mejora de la calidad de vida de las personas usuarias de sillas de ruedas".

Con la información que se derive de los ensayos realizados tanto en el Hospital Nacional de Parapléjicos como en el IBV se realizará un informe pormenorizado destinado a las empresas fabricantes de sillas de ruedas, que recibirán un certificado en el caso de que superen positivamente todas las pruebas realizadas.

Este proceso permitirá que las sillas de ruedas acaben adecuando el diseño a los usuarios (dimensiones, fuerzas de activación y empuje) mediante una personalización para públicos específicos. Además, el certificado SESIR será una garantía de la seguridad del producto en cuanto a la estabilidad de la silla, frenado o integridad de la estructura.