PP pide al Gobierno que no fije "expectativas" sobre la Ley de Dependencia ya que se atienden la mitad de solicitudes

Lamenta la "insuficiente" financiación del Estado, que cifran en 5 euros por persona y día mientras que el gasto medio se eleva a 50

SANTANDER, 20 (EUROPA PRESS)

El Partido Popular ha pedido al Gobierno español que no fije "expectativas" en relación a la Ley de Dependencia, que han "vendido" de forma "demasiado prematura" como el "cuarto pilar" del Estado del Bienestar Social, pese a que su financiación "ha sido insuficiente".

En concreto, desde la oposición denuncian que en la actualidad sólo se han atendido unas 390.000 solicitudes de las más de 930.000 presentadas en todo el país, es decir, menos de la mitad. Además, refiriéndose a los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad y Política Social, destacan que se ha reconocido el derecho a la atención de la dependencia a unos 640.000 españoles, con lo que el 40% de los solicitantes están "a la espera", lo que genera un "grado de frustración muy grande", más en situaciones "delicadas" como, por ejemplo, enfermos de alzheimer.

Con todo ello, los 'populares' aseguran que entre un 5 y un 8% de los solicitantes del derecho han fallecido antes de recibir ningún tipo de ayuda.

Así lo afirmó hoy, en rueda de prensa, el diputado del PP y portavoz para políticas de discapacidad, Francisco Vañó, con motivo de su participación en Santander en la sectorial de dependencia del partido.

Vañó estuvo acompañado por el líder de los 'populares' cántabros, Ignacio Diego, quien ofreció datos de esta Comunidad Autónoma. Según dijo, en la región se han aprobado unas 11.483 solicitudes de las 5.441 presentadas, aunque sólo reciben prestación 7.840 personas, es decir, que hay unas 4.000 en espera.

Ante estas cifras, el diputado nacional insistió en que la financiación de la ley ha sido "insuficiente". Precisó que el Estado está dotando una media de 5 euros diarios por persona a esta norma, cuando la media del gasto se sitúa en 50 euros.

Así, aseguró que las comunidades están financiando en la actualidad en torno al 80% de la atención a la dependencia. El caso de Cantabria, dijo Vañó, es "más doloroso" ya que la financiación del Gobierno central en 2007 fue del 7% y en 2008, del 12%.

"SE PRESURÓ"

Por todo ello, manifestó que el Ejecutivo "se apresuró" para "vender" una ley que, reconoció, "no es mala", aunque se caracteriza por la "complejidad" del proceso de tramitación --lo que acarrea "retraso" en la aplicación-- y la "insuficiente" dotación económica. "Yo invito, pero vosotros pagáis", expresó, para referirse a la diferencia entre la financiación estatal y autonómica de la norma.

Tras destacar que el 9,5% de los españoles sufren algún tipo de discapacidad y que el 18% de la población pertenece a la tercera edad, Vañó subrayó que su partido se "ocupa de las personas", mientras formaciones de izquierda "se arrogan" de tener sensibilidad social. "El camino se demuestra andando", aseveró.

De la misma opinión, Ignacio Diego censuró la "autocomplacencia" del Ejecutivo cántabro. A su juicio, los datos "macabros" sobre la aplicación de la ley no "da para estar contentos", sino para "estar preocupados y ocupados", trabajando para reducir las personas en espera de ser atendidas.

UNIFICAR SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL EN UNA CONSEJERÍA

Por ello invitó al Gobierno regional a "reducir" la tramitación administrativa, y, además, a unificar las consejerías de Sanidad y Bienestar Social, como cuando gobernaba el PP, recordó. A este respecto, aseguró que existe una "disfunción" por esa segregación entre el ámbito social y sanitario.

Sobre este asunto, Vañó se felicitó por el nuevo Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales, tras haberse compartido esta última competencia con Trabajo y Educación. También recordó que fue el PP cántabro quien impulsó la primera ley autonómica de atención a personas dependientes, cuando gobernaba en 2001, con lo que "se adelantó cinco años" a la norma estatal.

En este sentido, Diego destacó la "sensación grata" al contemplar que lo que "preconiza" su partido, los gobiernos socialistas "terminan asumiéndolo como bueno".

Citó así, a modo de ejemplo, la unificación de Sanidad y Bienestar Social en un sólo Ministerio, --al igual que hacía el PP cántabro hace "14 años"--, su propuesta de un Plan Prever que rechazaron "los torpes" regionalistas y socialistas pero que ha sido aprobado finalmente por el Gobierno central en el Debate sobre el Estado de la Nación o la supresión del impuesto de patrimonio, que tras "vituperios de todo tipo" por parte del Ejecutivo regional ha sido impulsado por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, a nivel nacional. "Se fijan en nosotros a nivel nacional y no es malo", concluyó, para lamentar sin embargo la pérdida de "tiempo" que ello conlleva.