El mal tiempo y el pánico podrían ser las causas del accidente del bote de migrantes que salió de Libia el lunes

TRÍPOLI, 1 (Reuters/EP) La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) apuntó hoy al mal tiempo y al pánico de los tripulantes como la causa del hundimiento del bote de migrantes que partió de Libia este lunes con más de 250 tripulantes a bordo. Los supervivientes revelaron a la OIM que el contrabandista, de origen egipcio, está entre las personas que murieron ahogadas cuando la embarcación volcó tres horas después de partir de la ciudad de Janzur, a unos 15 kilómetros al oeste de Trípoli. "Los emigrantes dijeron que sobrevivieron porque se quedaron en la parte de atrás de la embarcación, la única parte que se mantuvo a flote", manifestó la OIM en un comunicado en el que cifraba el número de tripulantes en 257, entre ellos 70 mujeres y dos niños. Esta organización añadió que unas 20 personas sobrevivieron al naufragio, muchas de las cuales presentaban problemas hepáticos por haber bebido agua de mar. Hoy mismo, las autoridades libias informaron de que han recuperado los cadáveres de un centenar de migrantes africanos en el mar Mediterráneo. Al parecer, todos ellos viajaban en el mismo barco, el cual, según esta fuente, trasladaba a 365 personas, cuando la capacidad de la embarcación era de 75 pasajeros. El barco era una de las cuatro naves que salieron de Libia entre el sábado y el domingo, se cree que con destino a Italia. Los guardacostas libios han rescatado vivos a 350 migrantes, muchos de ellos mujeres y niños, de una de estas embarcaciones, que iba a la deriva el domingo cerca de una plataforma petrolífera libia. POLÍTICAS DE MIGRACIÓN Libia es un país de tránsito y de destino de los migrantes. Muchos de ellos buscan trabajos esporádicos para poder pagar el viaje a Italia. La OIM y fuentes libias coinciden en que ha habido un incremento en el número de gente que acude a los traficantes de personas para intentar llegar a Europa. Este incremento podría deberse al temor a que Libia e Italia cambien su postura sobre la inmigración ilegal el próximo mes. En este sentido, Trípoli y Roma ya han alcanzado un acuerdo sobre el control de las aguas que entrará en funcionamiento el próximo 15 de mayo.