La decisión sobre la expulsión de 'Pepe el del Popular' de Méjico se tomará a partir del lunes

José Pérez Díaz permanece retenido mientras se resuelve su situación legal y se investiga sobre su falsa identidad estos años

SANTANDER, 10 (EUROPA PRESS)

Las autoridades mejicanas tomarán a partir de la próxima semana la decisión sobre la expulsión del país de José Pérez Díaz, más conocido como 'Pepe el del Popular', después de que esta madrugada fuera liberado del penal Ignacio Allende de Veracruz.

'Pepe el del Popular' permanece en estos momentos en Veracruz retenido en dependencias del Instituto Nacional de la Migración, dependiente de la Secretaría de Gobernación, según explicó a Europa Press su abogada en México, Bárbara Castro, que aclaró que José Díaz no está detenido.

El ex director de la sucursal número 1 del Banco Popular en Santander (Cantabria) permanecerá en esta situación mientras las autoridades migratorias investigan sobre su su situación jurídica y su estancia en el país durante los últimos 18 años bajo una identidad falsa.

Su abogada cree que si se presentará una denuncia sobre este aspecto, debido a que Pérez Díaz ha vivido de manera ilegal en México, si bien se precisa que esto no supone un delito "grave" y que, en todo caso, no implicaría una pena de privación de libertad.

La decisión sobre si finalmente se le expulsa o si se le permitirá la salida voluntaria se tomará con "brevedad", si bien debido a las vacaciones de Semana Santa esto no será posible hasta el próximo lunes. De momento, está "bajo custodia" y su representante legal apunta a que finalmente se podría optar por la expulsión del país, que llevarían a cabo las autoridades.

En cualquier caso, 'Pepe el del Popular' se encuentra "tranquilo", según relató Bárbara Castro, quien indicó que Pérez Díaz considera que "necesita" regresar a Santander para "resolver su situación".

La excarcelación se produce tres días después de que un juzgado de instrucción de Santander ordenase su puesta en libertad por considerar que habían prescrito los delitos de falsedad y apropiación indebida que se le imputaron en 1991, cuando fue acusado de causar un 'agujero' de 36 millones de euros en una sucursal del Banco Popular en la capital cántabra que él mismo dirigía.

A juicio del juzgado, la prescripción para este tipo de delitos es de diez años, por lo que no procedía que el Gobierno solicitase su extradición a México y Pérez Díaz, que tras su detención el paso 23 de marzo se encontraba en una prisión de Veracruz, debía ser puesto de inmediato en libertad.