Medio millar de personas protesta contra la restricciones a la inmigración

  • San Sebastián, 29 mar (EFE).- Medio millar de personas ha participado hoy en San Sebastián en la 12 edición de la Marcha contra el Racismo y la Xenofobia, en la que han denunciado las políticas de inmigración "restrictivas" puestas en marcha por la Unión Europea y el Gobierno español.

Medio millar de personas protesta contra la restricciones a la inmigración

Medio millar de personas protesta contra la restricciones a la inmigración

San Sebastián, 29 mar (EFE).- Medio millar de personas ha participado hoy en San Sebastián en la 12 edición de la Marcha contra el Racismo y la Xenofobia, en la que han denunciado las políticas de inmigración "restrictivas" puestas en marcha por la Unión Europea y el Gobierno español.

La marcha, organizada por SOS Racismo y a la que se han adherido más de medio centenar de organizaciones sociales y partidos políticos como EB y Aralar, ha partido pasadas las 11.00 horas desde el barrio pasaitarra de Txintxerpe y ha finalizado casi dos horas después en el Boulevard donostiarra.

Miembros de varias ONG abrían la manifestación portando una pancarta en la que se leía en euskera "Contra el Racismo y la Xenofobia. La Europa de la vergüenza", tras la que un grupo de mujeres exhibía una bandera de Nicaragüa, todo ello amenizado por los sones de una "batukada".

El representante de SOS-Racismo Guipúzcoa Agustín Unzurrunzaga, ha explicado, al finalizar el acto, que la marcha de este año pretendía denunciar la "directiva de la vergüenza" aprobada el pasado año por la UE, así como contra "los pactos sobre migración y asilo acordados por los diferentes gobiernos" que activan políticas "restrictivas".

También ha denunciado las modificaciones de una Ley de Extranjería española que "ya era mala, pero que todavía la quieren endurecer" restringiendo "el marco de derechos" de los inmigrantes, "dificultando la reagrupación familiar" y "criminalizando la solidaridad".

Unzurrunzaga ha afirmado que con la marcha de hoy también han querido poner de manifiesto cómo está afectando la crisis económica a la población inmigrante, "que tiene grandes dificultades para poder renovar los permisos de trabajo y de residencia".