Unas 200.000 personas acudirán a los actos del Desafío Atlántico que acogerá Vigo entre el 30 de abril y el 3 de mayo

VIGO, 16 (EUROPA PRESS)

Unas 200.000 personas asistirán a los actos de la regata Desafío Atlántico de Grandes Veleros, que permanecerá en Vigo entre el 30 de abril y el 3 de mayo, y para la que se desplegará un dispositivo especial de seguridad en la urbe.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, y responsables de la Guardia Civil, Policía Nacional y Local, Protección Civil y otros organismos implicados en la coordinación de labores de seguridad con motivo del evento deportivo se reunieron hoy en una Junta Local de Seguridad en la que perfilaron las principales actuaciones a desarrollar.

En rueda de prensa posterior al encuentro, el regidor vigués explicó que se estiman picos de afluencia de entre 50.000 y 100.000 personas, y que los cálculos para los cuatro días de regata ascienden a los 200.000 visitantes. El momento de mayor asistencia de público, según las previsiones, será la parada naval que se celebrará el 3 de mayo entre las 11.00 y las 14.00 horas.

Para garantizar la seguridad en la zona, se movilizarán un total de 300 policías nacionales, entre 200 y 250 policías locales, entre 60 y 70 agentes portuarios, así como efectivos de la Guardia Civil y Protección Civil, Capitanía Marítima, Federación Galega de Vela y voluntarios, entre otros. Asimismo, habrá dos helicópteros "permanentemente disponibles", así como lanchas de la Benemérita.

También hay previstas zonas de evacuación, tanto por mar como por tierra, y se establecerá un comité de seguridad permanente activo las 24 horas de los 4 días.

Debido a la gran aglomeración de público que se espera para la regata, para la que ya han confirmado su participación 28 embarcaciones que ocuparán la práctica totalidad de las dársenas de Trasatlánticos y A Laxe, se regulará el tráfico rodado en las calles de las inmediaciones del puerto y no se descarta cortar el tráfico en la zona de la Estación Marítima. Además, se está trabajando en potenciar las líneas de autobús urbano, con el fin de disuadir el uso del vehículo privado.