Español y emprendedor antes de los 25: tres ejemplos de éxito


  • Si no tienes trabajo, eres creativo y estás dispuesto a arriesgarte, tener tu propio negocio puede ser la clave para escaparte de la crisis. Pero hay que ser paciente. Tres jóvenes universitarios que apostaron por sus ideas antes de los 25 años te ayudarán a entender cómo hacerlo sin perderte en el camino.

Javier Agüera, el joven de 19 años que fundó una empresa de móviles

Javier Agüera, el joven de 19 años que fundó una empresa de móviles

Javier desarrolló un móvil inteligente, Asier creó una empresa de software y José María inventó una enciclopedia colaborativa online. Ninguno había traspasado la barrera de los 25 años al inaugurar su propia empresa. En época de crisis, emprender es cada vez más una opción real para jóvenes como ellos. Las historias de esos tres emprendedores españoles pueden inspirar a cualquiera que esté pensando en montar su propio negocio.Con tan solo 15 años, el madrileño Javier Agüera ya trabajaba en una empresa de telefonía móvil, pero quería más. "Fue entonces cuando me picó el gusanillo. Cuando conocí a mi socio Rodrigo Silva-Ramos tuvimos la idea de proponer, a través de una marca, una visión fresca y rompedora de la industria de la telefonía móvil." Esa idea se llama GeeksPhone, una empresa de móviles inteligentes de código abierto.Hoy, a los 19, Javier estudia ingeniería telemática en la Universidad de Comillas – ICAI. El reconocimiento de los profesores fue un incentivo, afirma el joven emprendedor, que apostó por su idea antes de llegar a la Universidad. Sin embargo, Javier considera que aunque no tengas un proyecto propio es posible destacarte como un profesional en plena crisis."No queremos una sociedad formada sólo por emprendedores, sino también por médicos, jueces, músicos, carpinteros... Se trata de ser proactivo. Es decir, tener afán de superación y ser capaces de adelantarse y superar los problemas, en vez de huir de ellos. Emprender es una buena forma de desmarcarse, pero para eso hay que tener una idea y creer verdaderamente en ella. Teniendo eso, el consejo es simple: inténtalo, no tengas miedo a que salga mal", aconseja en cofundador de Geeksphone.La verdad es que faltan iniciativas que premien en talento de esos jóvenes, escribe Isidre March, profesor titular de la Facultad de Economía de la Universidad de Valencia. "Es fundamental incentivar el talento con el fin de detener las fugas y la desmotivación. Necesitamos un buen vivero de jóvenes emprendedores y cualificados. El objetivo no es otro que dotarnos de un amplio sustrato de recursos humanos listos para generar una nueva masa empresarial en los sectores clave de la nueva economía", defiende en su libro Start-ups – Aprender a Gestionarlas.Pero, ¿qué sectores necesitan más jóvenes emprendedores? Según March, las TIC, la biotecnología, las nuevas energías y las actividades de I+D. Asier Arranz, de 27 años, se encaja en este perfil. A los 24, todavía un estudiante de la Universidad de Deusto en Bilbao, fundó Nebutek, una empresa que desarrolla software y otros proyectos para telecomunicaciones y electrónica.El equipo liderado por Asier fue el campeón de iWeekend Universidad Madrid, un evento que desafió a 50 universitarios de España a que crearan una idea de negocio. Del trabajo de su equipo nació TicTow, un juego para Twitter en el que el usuario construye una ciudad virtual con sus seguidores.Como Javier, Asier sacó adelante su proyecto por iniciativa propia, pero no cree que la mayoría de los universitarios españoles tenga la misma oportunidad. "En la universidad actualmente motivan a ser emprendedor con diversos programas de emprendimiento, sin embargo la formación reglada está demasiado distanciada de lo que es una empresa y, sobre todo, de una start-up."Asier fundó su empresa tras participar en varios concursos. Competir suele ser una buena manera de impulsar un negocio propio. José María González-Garilleti lo sabe. Tiene 24 años y todavía no ha terminado su carrera de derecho y economía en Granada. Hace dos semanas participó en el iWeekend Universidad Madrid y logró que su equipo tuviera el tercer mejor proyecto: una empresa de recursos humanos para jóvenes emprendedores."Pensamos desarrollar nuestra idea cuando terminemos la carrera", afirma José María. Pero él ya sabe qué es emprender, pues administra la enciclopedia colaborativa Qué Aprendemos Hoy, en la cual se difunden contenidos didácticos acerca de economía, ciencia, tecnología, temas jurídicos, cultura y sociedad."Nunca se ha planteado monetarizarla. Pero en el futuro me encantaría trabajar por cuenta propia en otras iniciativas."El evento en el que participaron Asier y José María también fue organizado por jóvenes, siete universitarios que obtuvieron el apoyo de Wayra Telefónica para premiar el equipo ganador. "A ese equipo se le permitirá participar en unas sesiones de networking con inversores. Consideramos que son necesarias este tipo de iniciativas para promover y facilitar el emprendimiento", dice Álvaro Sanz, uno de los organizadores y cofundador de la empresa Emprendedores Comillas.