El juez acepta la conformidad por el juicio contra el médico acusado de ayudar a morir una paciente

TARRAGONA, 25 (EUROPA PRESS) El magistrado de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona aceptó hoy el acuerdo de conformidad que ayer alcanzaron la Fiscalía y la defensa del médico acusado de ayudar a morir una enferma de 82 años en Móra d'Ebre (Tarragona). Tras aceptar esta oferta, el juez disolvió el jurado popular que se había constituido para juzgar al facultativo y dejó el caso visto para sentencia, que dictará en base al acuerdo que establece una condena de un año de cárcel por homicidio imprudente y 1.620 euros por un delito de cooperación en el suicidio. El fiscal del caso rebajó ayer su petición de condena, que inicialmente era de 10 años por homicidio, porque según él hubo un malentendido por parte del médico cuando la paciente le dijo que quería que acabara con su sufrimiento. El procesado, Marcos A.H., que trabajaba como médico en el Hospital Comarcal de Móra de Ebre, estaba acusado de matar a una enferma terminal de 82 años inyectándole cloruro potásico. El facultativo explicó ayer que lo hizo para acabar con el sufrimiento de la enferma, que tenía un cáncer terminal, y porque ella se lo había pedido. Los hechos sucedieron la madrugada del 29 de marzo de 2005. La mujer había ingresado horas antes en el hospital con una hipotensión arterial que empeoró derivando en un infarto masivo, 'shock' hipovolémico y descompensación metabólica. Los médicos consideraron su estado de terminal con una muerte prevista, por fallo multiorgánico, en minutos u horas. Después de sedarla, el acusado entró en la habitación, le suministró 60 miligramos de cloruro potásico y dejó constancia de esta administración letal en la historia clínica de la paciente. Fue el propio centro médico el que informó al juez y despidió al facultativo tras conocer los hechos. La familia de la víctima ha renunciado a emprender acciones por la vía civil porque, como dijeron ayer sus hijos, la actuación del médico fue la correcta.