Palacios propone reformar el Código Penal para regular la eutanasia y ve "insuficiente" el avance del Testamento Vital

GIJÓN, 29 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), el médico asturiano Marcelo Palacios, destacó hoy que la puesta en marcha del Testamento Vital ha supuesto un avance para garantizar la dignidad de los pacientes y el derecho a decidir sobre su enfermedad, aunque entiende que es "insuficiente" ya que la toma de decisión está limitada por el ordenamiento jurídico. Por ello, reiteró su propuesta de reformar el Código Penal para regular la eutanasia y el suicidio asistido.

Palacios presentó hoy en Gijón su libro 'Soy mi dignidad. Eutanasia y suicidio asistido', editado en papel y en formato digital, en el que aborda la normativa de diversos países sobre estas actuaciones, analiza más de 50 casos acontecidos en España y otros países, y aborda unas siete encuestas realizadas a distintos colectivos de la sociedad española.

Así, ante la pregunta de si está preparada la sociedad española para reformar el Código Penal y abordar la eutanasia, Palacios afirmó, en declaraciones a Europa Press, que "la sociedad está absolutamente preparada".

Para el científico es fundamental que la reforma incluya una definición fundamentada de la eutanasia y el suicidio asistido, y se ofrezcan garantías para que no se comentan abusos; se realicen estudios psicológicos a los pacientes 'terminales' o 'terminados' para garantizar que existe consentimiento; se establezcan los cooperantes y su papel, para despenalizar su actuación; se defina el lugar donde se realizarían; y se desarrollen comités de seguimiento y control de estos servicios asistenciales.

También aboga por que se ofrezca asistencia psicológica o religiosa a quienes lo soliciten y el Estado disponga de facultativos que lleven a cabo esta labor cuando otros profesionales se declaren objetores.

Respecto a las críticas y confrontaciones que este tema suscita en determinados colectivos sociales, Palacios incidió en que España es un "Estado democrático y de derecho y las personas y grupos tienen derecho a opinar, pero siempre respetando la libertad personal y los derechos individuales". Por ello, remarcó que la reforma del Código Penal implicará reforzar la libertad y dignidad humana para decidir sobre la propia vida.

Asimismo, remarcó que es necesario concretar las circunstancias en que estas actuaciones estarían indicadas, apuntando a enfermos con invalidez y dependencia total, estados vegetativos persistentes, lesiones medulares graves o demencias. "Siempre con el consentimiento y total información para los pacientes y sus tutores legales", remarcó.

"Dolor y sufrimiento no son lo mismo, el dolor se puede paliar, pero el sufrimiento es más íntimo y cuenta con factores psicológicos", resaltó el doctor, quien recordó que en sus años de profesión ha asistido a muchos pacientes y "aunque se intente entender su sufrimiento, es algo que solo conoce y padece el propio individuo". Por ello, abogó por el respeto a las decisiones individuales de quienes deciden seguir viviendo y quienes quieren morir "con dignidad".