Familiares y amigos del joven muerto en los calabozos de la Policía en Gijón se concentran para pedir explicaciones

GIJÓN, 26 (EUROPA PRESS)

Medio centenar de familiares y amigos de Víctor Fernando Blanco González, fallecido el 26 de diciembre en los calabozos de la Comisaría de Policía de Gijón se concentraron hoy para exigir explicaciones sobre la muerte.

La madre del joven, Begoña González, expresó su malestar por las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento de su hijo y dijo no creerse el resultado de la autopsia según la cual el chico murió por causas naturales.

El grupo de personas que acudió a concentrarse colocó una fotografía de Víctor Fernando Blanco González, velas y flores junto a una farola frente a la Comisaría y su madre leyó un texto.

La concentración se celebró cuando se cumplen cinco meses de la muerte del joven y el objetivo de la familia es convocar actos similares cada dos meses. "Se que nunca sabré la verdad sobre la muerte de mi hijo pero quiero al menos pedir explicaciones", comentó en declaraciones a los medios de comunicación su madre.

El joven se encontraba en Comisaría el 26 de diciembre al haber sido sorprendido in fraganti en el interior de un establecimiento del barrio gijonés del Natahoyo, al que, supuestamente había accedido mediante la fractura de de los cristales de la puerta del mismo.

Según informó la Policía, antes de su presentación en la Comisaría, fue trasladado a un centro de Salud y durante su estancia en las dependencias policiales no solicitó una nueva asistencia médica ni manifestó encontrarse mal. Finalmente, sobre las 14.20 horas de aquel día, fue hallado muerto en el calabozo.