Una hija de Millet dice que desconocía que su boda la pagó el Palau: "Me quedé helada"


BARCELONA|
Una hija de Millet dice que desconocía que su boda la pagó el Palau: "Me quedé helada"

Una hija de Millet dice que desconocía que su boda la pagó el Palau: "Me quedé helada" BARCELONA | EUROPA PRESS

Una hija de Millet dice que desconocía que su boda la pagó el Palau: "Me quedé helada"

Una hija de Millet dice que desconocía que su boda la pagó el Palau: "Me quedé helada" BARCELONA | EUROPA PRESS

"Mediáticamente hubo una masacre contra la familia porque se nos ha prejuzgado"

Clara Millet, hija del expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet, ha asegurado este lunes, en el juicio por el expolio en la entidad, que se enteró de que su boda la había sufragado el propio Palau cuando estalló el caso: "Me quedé helada".

"Nunca se me ocurrió en la vida que lo pagara el Palau, cuando mis padres tienen capacidad económica", ha dicho en la Audiencia de Barcelona al declarar como responsable civil a título lucrativo, y a preguntas del abogado de la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música.

Según ella, su suegro no pagó la mitad del convite --40.000 euros--, como se ha dicho, sino sólo sus 80 invitados y el disc-jockey, y que eso sumaba 8.000 euros: "Estoy cansada de tantas mentiras".

Ha asegurado que su padre fue quien impuso que la boda fuera en el Palau y que aseguró que correría con todos los gastos organizativos; según el fiscal, las bodas de Clara y Layla Millet celebradas en 2000 y 2002 en el Palau costaron 164.269 euros.

También ha dicho que ella quería una boda íntima --"El tema social no era lo mío"-- pero que aceptó porque ella quería casarse y fue práctica, además de que había un lazo sentimental con el Palau.

MILLET LE LIMITÓ LAS MESAS

Ha relatado que además su padre le limitó a dos el número de mesas para sus invitados entre los 400 que había en total --"Me enfadé porque era mi boda"-- aunque al final consiguió alguna mesa más, y que su marido y su familia política solo llevó a 80 invitados.

"Este casamiento ha sido una bomba" --ha lamentado-- debido a las críticas que recibió al saberse que la pagó el Palau, y ha añadido que ella se limitó a escoger las flores y el catering, aunque nunca firmó ni pagó ninguna factura.

Considera que en realidad esa boda la aprovechó su padre "para hacer su acto" e invitar a sus compromisos, ya que, por ejemplo se celebró un viernes a las 13 horas para que no les interrumpiera el fin de semana, lo que obligó a que los amigos de ella tuvieran que pedir fiesta, según ella.

CAJA FUERTE

Sobre los 42.000 euros que había en la caja fuerte del Palau y que ella entregó en un sobre a su padre, ha dicho que el sobre se lo dio la secretaria de Millet Elisabeth Barberá para que se lo diera a su padre, y que nunca se quedó ese dinero.

A consecuencia de todo este caso, "mediáticamente hubo una masacre contra la familia" y se les ha prejuzgado, metiendo a toda la familia en el mismo saco, y acusando a su familia de quedarse 20 millones de euros cuando es totalmente falso, según ha dicho.

Ha considerado "muy duro" que en ocho años solo se ha podido defender dos veces --la primera en su juicio laboral y la segunda en este juicio--; que perdió su trabajo en el Palau como responsable del departamento de promoción internacional; y que, después, tanto ella como su marido tuvieron problemas en varios procesos de selección.

Por eso, se fue a vivir con su marido y sus tres hijos a Australia: "Vivo tranquila, nadie me juzga porque sea Millet, no hay prejuicios sociales. Nos ha afectado pero tiramos adelante y ya".