Casi la mitad de los padres cree que el nivel de exigencia del sistema educativo es demasiado bajo, según un estudio

Etiquetas

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El 46 por ciento de los padres consideran que el nivel de conocimientos que se exige hoy día a los estudiantes en España es "demasiado bajo", frente al 5 por ciento que opina que es "demasiado alto", según revela el estudio 'Los padres ante la educación general de sus hijos en España', realizado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS).

En relación al fracaso escolar, el estudio demuestra un reconocimiento de la responsabilidad que atañe a los hijos en este sentido, ya que un tercio de los encuestados (36 por ciento) dice que se debe al poco esfuerzo por parte del alumnado. No obstante, las familias también tienen su parte de culpa, ya que el 26 por ciento de los entrevistados considera que éstas colaboran poco.

Estas son las principales conclusiones del trabajo elaborado por el sociólogo Víctor Pérez Díaz, que tiene como base una encuesta a 820 padres y madres de alumnos de Primaria y ESO, realizada entre mayo y junio de 2008. La participación de los progenitores en la escuela, el tiempo que dedican a ayudar con los deberes, los criterios que tienen para el diagnóstico del sistema o la capacidad de decisión para la elección del centro educativo son algunos de los puntos analizados en este trabajo.

Por otra parte, son pocos los que ven problemas en la oferta educativa: un 11 por ciento menciona la poca capacidad educativa de los profesores; otro 11 por ciento el poco interés de los contenidos que se enseñan, a lo que se añade un tres por ciento, que se refiere a factores como el sistema educativo o el Estado.

A ello hay que añadir la implicación directa y constante de los padres en los deberes de los hijos, que aumenta hasta el 56 por ciento, frente al 39 por ciento de padres que lo hacía hace ocho años. Preguntar la lección y leer en voz alta son tareas en las que más se implican los padres de alumnos de Primaria.

Sobre los recursos educativos, el trabajo revela el cambio de los mismos en los últimos años: descienden los libros de texto en la media de los hogares, pasando de 200 en el año 2000 a 180 en 2008, pero aumenta mucho la dotación de ordenadores con Internet (del 22% de hogares en 2000 al 77% en 2008).

Los datos arrojan, según su autor, "algo de luz" sobre cómo están de motivados padres, profesores y alumnos, "cruciales" en el sistema educativo. Así, para Pérez Díaz, la sustancia de la encuesta viene a ser "cuál es el retrato de estos padres sobre los que recae socialmente la responsabilidad en la educación de los hijos".

"Hay informaciones buenas: los chicos quieren aprender, los profesores desean enseñar y los padres aman a sus hijos", indicó el sociólogo, para advertir de que el objetivo es ver cómo lo hacen y hasta dónde llegan porque "hacen falta muchos pasos en esa dirección".