El Gobierno de Malaui prohíbe a Madonna adoptar otro niño

LONDRES, 25 (OTR/PRESS) Su reciente divorcio y las continuas aventuras amorosas de Madonna, han provocado que el Gobierno de Malaui le prohíba adoptar un hijo en el país, tal y como la cantante tenia planeado. "Nuestra política oficial es que no apoyamos la idea de que nuestros niños sean enviados a hogares destruidos", señala el director del Departamento de Bienestar Social. Malaui fue el país elegido por la 'Reina del pop' para adoptar al pequeño David Banda, hace ya dos años. Por aquel entonces ya tuvo muchos problemas para conseguir que viviera con ella en Londres, sin embargo los problemas en ese caso fueron burocráticos. Ahora, Madonna lo tiene mucho más difícil, porque la decisión tomada por el Gobierno del país africano se debe a su estilo de vida, que no consideran apropiado para ningún bebe de sus orfanatos. "No sólo nos preocupamos de los asuntos materiales, sino también de la estabilidad moral que tengan los padres adoptivos. No queremos que nuestros niños vayan a parar a familias que corrompan a los menores con malos valores", dijo Simon Chisale a 'New York Daily News' en declaraciones al recogidas por otr/press. Así, explicó, "según explican las revistas ha estado relacionada con un hombre casado y ahora con un joven con menos de la mitad de años que tiene ella, hechos que cuestionan nuestra moral". Y es que, tras su separación, que finalmente ha sido amistosa, Madonna estuvo saliendo con el jugador de béisbol, Alex Rodríguez. Los rumores apuntan a que la artista le fue infiel a su esposo con el deportista, que a su vez estaba casado y tenía tres hijos. Finalmente, después de pasar la fiesta de Acción de Gracias juntos, la pareja siguió sus vidas por separado. Después, la prensa comenzó a publicar fotos de la intérprete de 'Like a virgin' con un joven brasileño de 22 años con el que grabó el videoclip de uno de sus últimos 'singles'. Se llama Jesús Luz, y parece que la relación va en serio. Por el momento es habitual ver a la pareja acudir al centro de la Cábala, junto a los tres hijos de la cantante: Lourdes, de 12 años, Rocco de 8 y David de 2. Esta decisión del Ejecutivo africano llega cuando Madonna ya había iniciado los trámites de adopción de una pequeña de 3 años, a quien el diario norteamericano le pone hasta nombre, Mercy James. Según explicaba hace poco la artista, su intención era que su último hijo no se sintiera diferente y tuviera un hermano procedente del mismo país que él y con el mismo color de piel. "Mucha gente -especialmente nuestros amigos de Malaui- dicen que David debería tener un hermano o una hermana malauí", declaraba Madonna a un periódico del país en una entrevista en la que ya aseguraba que sólo se embarcaría en un nuevo proceso de adopción si tenía el "apoyo del pueblo malauí y el Gobierno", algo que finalmente no ha conseguido.