El niño de seis años abandonado en un piso de Córdoba más de dos semanas está en un Centro de Protección

CÓRDOBA, 18 (EUROPA PRESS)

El niño de seis años que permaneció solo, abandonado por sus padres durante más de dos semanas en un piso de la capital cordobesa, se encuentra acogido en un Centro de Protección de Menores de la Junta de Andalucía, tras ser entregado allí por la Policía Autonómica.

Según dijeron a Europa Press fuentes de la Junta de Andalucía, tras la intervención inicial este pasado fin de semana de efectivos de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a dicha Administración autonómica, ahora es la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social la que, como medida provisional, se ha hecho cargo del menor, como corresponde en estos casos.

Será después de conocerse el resultado de la investigación policial abierta al respecto y en función de los pormenores del caso cuando se determine si la Junta mantiene o no la tutela sobre el niño que, según dijeron a Europa Press vecinos del edificio de viviendas donde se encontraba, no es la primera vez que se encuentra en una situación de desamparo.

Fue en la noche del pasado sábado cuando efectivos de la Policía Nacional acudieron a un piso en el que, tal y como había denunciado previamente un vecino, se encontraba solo, desde hace más de dos semanas, un niño de seis años, cuyos padres no le dejaron al cuidado de ningún adulto.

Según la información recabada por Europa Press entre los vecinos del inmueble en cuestión, situado en la calle Fernando IV, fue el propio niño quien abrió a los agentes policiales cuando éstos llamaron a la puerta del piso.

La madre del menor, de nacionalidad marroquí, al parecer se marchó a su país de origen 17 días antes, sin que se conozcan las razones por las que dejó al niño solo. El padre del niño tampoco está en la ciudad, aunque se desconoce si se marchó antes o después que la madre, al parecer a otra provincia española e igualmente por causas que no han trascendido.

Entre tanto, el niño, que en varias ocasiones pidió ayuda a gritos, sin conseguirla, desde una de las ventanas del piso donde se encontraba, consiguió salir de la vivienda y llegar hasta un bar cercano a su casa, donde le han estado dando de comer en los últimos días, aunque el menor regresaba siempre después solo a su domicilio.