Francia y España son dos de los países europeos con mayor presencia femenina en el Ejército


  • Francia con un 15% y España con una 12,3% son los países con las tasas más altas

  • Se sitúan muy lejos de Italia, por ejemplo, cuya representación femenina es de un 3%

España desplegará este año en Afganistán el primer equipo de mujeres militares destinado al contacto con la población

España desplegará este año en Afganistán el primer equipo de mujeres militares destinado al contacto con la población

Casi 24.000 mujeres han renovado su compromiso con las Fuerzas Armadas

Casi 24.000 mujeres han renovado su compromiso con las Fuerzas Armadas

Francia y España son los dos países europeos que mayor presencia femenina tienen en sus ejércitos, según datos expuestos en la conferencia de 'Miradas Cruzadas: La mujer en las Fuerzas Armadas', organizada por Diálogo en el marco de su Foro Mujeres.Con un 15% de tasa de feminización, Francia es el país europeo que mayor porcentaje de mujeres registra en sus Fuerza Armadas, un dato que ha sido más o menos estable en los últimos años, tal y como determinóPatricia Adam, presidenta de la Comisión de Defensa y de las Fuerzas Armadas de la Asamblea Nacional. Irene Domínguez-Alcahud, subsecretaria de Defensa y presidenta del Observatorio Militar, destacó la tasa de España, que es de 12,3%, uno de los más altos de Europa. Estas cifras contrastan enormemente con otros países, como por ejemplo Italia, cuya representación femenina es de apenas el 3%.

Asimismo, Adam hizo hincapié en la clara evolución de la mentalidad que vincula a la mujer en las Fuerzas Armadas en Francia. Mientras que tradicionalmente se la veía sólo como esposa de militar o, incluso, prostituta, hoy en día y, después de muchas reticencias, ya se la considera militar de pleno derecho. "Eso sí, aún no se encuentra en los cargos más altos, como puede ser jefe del Estado Mayor, pero confío en que esa realidad también llegará", determinó.En cuanto a España, Domínguez-Alcahud calificó de ejemplar el proceso de integración de la mujer en las Fuerzas Armadas, habiéndose cubierto en los últimos 25 años un vacío de siglos (las primeras incorporaciones femeninas se produjeron en 1988, permitido por la Constitución de 1978). "Nuestras Fuerzas Armadas están preparadas como pocas organizaciones para favorecer esta igualdad efectiva entre hombres y mujeres", indicó. Además, en base a sus méritos y capacidad de liderazgo, el máximo empleo ocupado por una mujer es el de teniente coronel. "Actualmente hay 11 tenientes coroneles y 251 comandantes, pero estoy segura de que pronto ascenderán y, por lo tanto, podremos ver mujeres generales en nuestros ejércitos".Domínguez-Alcahud expuso también que la legislación española ha instaurado un modelo propio que ha favorecido el proceso de integración. Entre otros aspectos, cabe destacar que no se crearon cuerpos militares específicos para mujeres, sino que éstas se integraron en los cuerpos que ya existían y en igualdad de condiciones. Además, pueden acceder a todos los destinos, incluso los operativos, así como alcanzar el máximo empleo en cada una de sus especialidades.La importancia de la conciliación laboralUno de los aspectos fundamentales en los que se está trabajando tanto en Francia como en España es la conciliación laboral de militares no sólo mujeres, sino también hombres. Patricia Adam destacó la importancia de facilitar recursos en este sentido, que van desde la creación de guarderías hasta la dotación de asistentes de ayuda. Afirmó, por otra parte, que cada vez hay más matrimonios de militares, lo que supone un problema familiar cuando los dos miembros de la pareja tienen que salir fuera, ya que la vida militar conlleva el tener que estar fuera de casa durante largos periodos de tiempo.En este sentido, Domínguez-Alcahud subrayó que la conciliación es un problema para todas las mujeres que tienen niños o personas mayores a su cargo, pero en el caso de la profesión militar, se agrava por la exigencia de disponibilidad permanente. Por ello, el Ministerio de Defensa español ha establecido medidas legales para posibilitar esa conciliación relativas a la flexibilidad horaria, protección de la maternidad, desarrollo de la carrera militar, reducción de la jornada horaria para el cuidado de hijos menores de 12 años, ausencia durante 4 horas si resulta un hijo hospitalizado o si se tienen hijos prematuros, así como reducción de la mitad de jornada para cuidar a un hijo con cáncer u otra enfermedad grave, entre otras.