Madonna no podrá adoptar a Mercy

LONDRES, 4 (OTR/PRESS)

La famosa cantante pop, Madonna, vio frustrados sus intentos de adopción de la pequeña niña de Malaui, Mercy. Tras la controversia suscitada en torno al proceso de adopción después de que la familia de la niña -sus tíos, ya que su madre murió con 18 años y su padre se encuentra en paradero desconocido- reconsiderara su decisión de entregársela a la cantante, Madonna viajó en su avión privado al país y escuchó la decisión del juez al respecto: no podrá adoptar a Mercy. En la decisión del Tribunal han influido diferentes factores: por un lado, y según la versión oficial, el hecho de que la cantante no viva en el país y no esté casada, le resta puntos como buena candidata a ser la madre de Mercy. Pero lo cierto es que la presión ejercida por algunas ONGs alegando que la cantante recibía un trato de favoritismo por parte de las autoridades de Malaui, han descompensado la balanza, haciendo que Madonna pierda la oportunidad de adoptar a la niña de tres años a la que tanto empeño ha dedicado.

Según la información de 'The Sun' recogida por OTR/PRESS, la cantante se echó las manos a la cabeza cuando se enteró de la decisión del juez, pues ella ya contaba con poder llevarse a la niña inmediatamente, según le habían asegurado las autoridades del país. Uno de los trabajadores del tribunal confirmó la reacción de la cantante ante la noticia: "Ella estaba irreconociblemente enfadada, parecía que estaba sufriendo una agonía emocional". "No podría decir si estaba llorando, pero su hija, Lourdes, corrió y la rodeó con sus brazos", añadió. Madonna reconoció a su abogado que "este era el peor día de su vida".

Lo paradójico es que, a pesar de la decisión judicial, las autoridades del país se han mostrado siempre abiertamente a favor de la pretensión de la cantante de adoptar a Mercy. Desde que comenzara el proceso de adopción -el segundo, pues ya adoptó a otro niño, David, en Malaui, también rodeado de polémica-, la cantante se ha enfrentado a numerosos obstáculos, presentados, principalmente, por la familia de la niña.

Ésta, que en un principio se había mostrado encantada de que Madonna le proporcionara un hogar y un futuro prometedor a Mercy, se echó atrás en las últimas semanas, pues lo que ellos pretendían era que la niña, una vez que creciera y estudiara una carrera, volviera a Malaui a vivir con ellos, lo que Madonna rechazó. A pesar de las dudas de la familia, el proceso de adopción parecía seguir adelante con éxito, motivo por el que la cantante no dio crédito a la sentencia del juez y reaccionó gritándole "¡¿Qué es lo que ha ido mal? ¿Cómo ha podido pasar?!"