Ofrecen una recompensa por una niña robada en 2006 y dada en adopción ilegal en Guatemala

  • Guatemala, 24 mar (EFE).- El Ministerio de Gobernación (Interior) de Guatemala pagará una recompensa de unos 12.330 dólares por la información que dé con el paradero de una niña que fue robada en 2006 y dada en adopción ilegal, informó hoy una fuente de un organismo humanitario.

Guatemala, 24 mar (EFE).- El Ministerio de Gobernación (Interior) de Guatemala pagará una recompensa de unos 12.330 dólares por la información que dé con el paradero de una niña que fue robada en 2006 y dada en adopción ilegal, informó hoy una fuente de un organismo humanitario.

La titular de la Fundación Sobrevivientes, Norma Cruz, explicó que gestionó con las autoridades gubernamentales el pago de la recompensa, con el fin de dar con el paradero de la menor, identificada como Angelina Hernández, quien tenía dos años y medio cuando fue secuestrada.

Según la madre de la niña, Loyda Rodríguez, el 3 de noviembre de 2006 una mujer ingresó al patio de su vivienda localizada en el municipio de San Miguel Petapa, al sur de la capital guatemalteca, y secuestró a su hija.

En mayo de 2008 y encabezada por Cruz, Rodríguez y otras dos madres a quienes les robaron sus hijas realizaron una huelga de hambre de una semana frente al Palacio Nacional de la Cultura para exigir la aparición de las menores.

Cruz explicó que con el ofrecimiento de la recompensa de 100.000 quetzales (12.330 dólares) lo que se busca es saber el paradero de la hija de Rodríguez y saber si está viva y en buen estado.

La activista humanitaria, quien el pasado 11 de marzo fue galardonada con el premio "Mujeres de Coraje" por el Gobierno de Estados Unidos, advirtió que si en los próximos días no saben nada de Angelina Hernández, realizarán una huelga de hambre para exigir a las autoridades que la encuentren.

Cruz dijo que han solicitado pruebas de ADN a dos niñas que residen en Estados Unidos porque suponen que una de ellas podría ser la hija de Loyda Rodríguez.

Las adopciones ilegales se convirtieron en un negocio millonario en Guatemala para abogados, escribanos y una red de mafiosos, que ganaban unos 200 millones de dólares anuales por esos procesos.

Sin embargo, una ley aprobada por el Congreso de Guatemala y que entró en vigencia en diciembre pasado acabó con ese negocio, debido a que los procesos son regulados ahora por el Consejo Nacional de Adopciones, que tiene paralizados más de 2.300 casos.