Piden tres años de inhabilitación para cuatro trabajadores de un centro de salud por negarse a atender a un bebé

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía pide tres años de inhabilitación y una multa de 6.480 euros para cuatro trabajadores del centro médico Perecamps de Barcelona por negarse a atender a un bebé que llegó de madrugada con fiebre alta, convulsiones y casi sin respiración.

Los cuatro acusados --dos médicos, una enfermera y una recepcionista-- serán juzgados el próximo lunes después de que en julio de 2007 se negaran a atender a la niña de nueve meses, que llegó en brazos de sus padres al servicio de guardia en estado grave, según consta en el escrito de la acusación.

La primera persona que les atendió esa noche, Gemma M.R., se negó a realizar ficha de entrada al bebé alegando que el centro no tenía servicio de pediatría y tampoco accedió a proporcionar a los padres una ambulancia para su traslado a otro hospital, indicándoles que fueran por sus propios medios al Hospital del Mar de Barcelona.

Los otros acusados, los médicos Eloy B.L. y Juan Ignacio G.M., y la enfermera María del Carmen P.L., que no estaban prestando asistencia médica urgente en ese momento y conociendo que el bebé estaba en recepción, tampoco intervinieron ni trataron de observar los síntomas del bebé, poniendo en grave riesgo su salud, según considera el fiscal.

Fue entonces cuando la familia decidió avisar a la policía y, ante el alarmante estado del bebé, el intendente jefe de los Mossos d'Esquadra optó por trasladarle con sus padres al Hospital del Mar, donde permaneció ingresado dos días.

El fiscal considera que los cuatro acusados cometieron un delito de omisión del derecho de socorro por lo que pide una inhabilitación especial para empleo o cargo público, profesión u oficio por tres años y que se les impongan 12 meses de multa con una cuota diaria de 18 euros, además de pagar las costas procesales.