Prisión para una familia cuyos padres traspasaron parte de los bienes a los hijos para no pagar una deuda

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 2 de Santander ha condenado a cuatros años y cuatro meses de prisión a cuatro miembros de la familia por un delito de alzamiento de bienes. Los padres traspasaron la cuota de participación de un inmueble a sus dos hijos, con el objetivo de evitar el pago de una deuda.

Según relata la sentencia hecha pública hoy, en 1997 el matrimonio formado por J.L.G.V. y por M.C.G.H. enajenaron a sus hijos, B.G.G. y F.J.G.G., la cuota de participación de un 40% en un inmueble de la localidad de Renedo de Piélagos, sin que constara la entrega.

Posteriormente se descubrió que existía un acuerdo previo que consistía en simular esta enajenación, que en realidad encubría una donación para eludir el pago de una deuda superior a los 3.000 euros con un particular.

Por tanto, se condena a padres e hijos a siete meses de prisión cada uno, con la atenuante de dilaciones indebidas por los retrasos en el procedimiento judicial, y se acuerda la nulidad de la compraventa que realizaron ante notario.