Los jóvenes que empiezan pronto a beber alcohol también empiezan antes a tener relaciones sexuales


NUEVA YORK|
Los jóvenes que empiezan pronto a beber alcohol también empiezan antes a tener relaciones sexuales

Los jóvenes que empiezan pronto a beber alcohol también empiezan antes a tener relaciones sexuales NUEVA YORK | Reuters/EP

Los adolescentes que comienzan a beber alcohol de forma precoz también son más propensos a mantener relaciones sexuales antes que el resto, una asociación que es mucho más pronunciada en el caso de las jóvenes, según los resultados de una investigación de la Universidad de Indiana en Bloomington (Estados Unidos).

El problema de esta asociación, según reconoce Kelly Ann Doran, autora de la investigación, es que "las adolescentes que mantienen relaciones sexuales más jóvenes tienen también un mayor riesgo de enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados".

En su estudio, cuyos resultados publica en su último número la revista 'Journal of Adolescent Health', Doran y su equipo analizaron datos de 4.079 hombres y 4.059 mujeres que participaron en el Estudio Nacional Longitudinal de la Juventud en 1997, que recopiló información desde que tenían entre 12 y 16 años hasta que tenían entre 25 y 31.

De media, su primera experiencia con el alcohol tenía lugar antes de que cumplieran los 15 años, mientras que el primer encuentro sexual fue a los 16 años en ambos sexos.

En cambio, el hecho de que empezaran a beber alcohol antes de los 14 años duplicaba las probabilidades de que los adolescentes de ambos sexos tuvieran relaciones sexuales antes. Y en el caso de las mujeres, si empezaban a beber con 13 años e incluso antes la probabilidad de tener relaciones sexuales precoces se multiplicó por cuatro.

"La asociación es fuerte, tanto en hombres como en mujeres", según Doran, que propone nuevas investigaciones que indaguen en si el consumo de alcohol tiene algo que ver en ese inicio precoz en materia sexual, por una mayor desinhibición, problemas en la toma de decisiones o una mayor presión social.

"El deterioro que causa el alcohol aumenta la probabilidad de ser victimizado o victimizar a otros. Nos gustaría hacer más investigación para ver si hay alguna diferencia entre el sexo voluntario o involuntario", ha explicado.