Cáritas pide al Ayuntamiento más ayudas contra la exclusión, tras registrar un 40% más de peticiones

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Cáritas de Leganés ha enviado una carta al alcalde del municipio, Rafael Gómez Montoya (PSOE), en la que le comunica su preocupación por el incremento de más del 40 por ciento, en estos últimos meses, de las demandas de ayuda ante la situación de crisis económica en los Servicios de Acogida y Atención Primaria de las Cáritas Parroquiales de las dieciséis parroquias de Leganés.

"Bastantes de estas demandas han sido derivadas desde la Administración Local", añade, por lo que ve con preocupación que esta situación de crisis está incidiendo principalmente en las personas socialmente más vulnerables y con menos recursos.

La organización ve con preocupación el aumento constante de los procesos de exclusión social pues las peticiones de ayuda están suponiendo para Cáritas un auténtico esfuerzo presupuestario y organizativo.

"Sin embargo, comprobamos con preocupación, la disminución constante en la práctica totalidad de las ayudas sociales, como son entre otras: becas de comedor y libros, ayudas para la lactancia y farmacia, ayuda a domicilio a mayores y dependientes, becas de escuelas infantiles, etc", denuncia en su misiva.

Por ello, pide al Ayuntamiento de Leganés que se establezcan mecanismos eficaces para que las ayudas de emergencia que otorgan los Servicios Sociales sean realmente de emergencia y se paguen en el plazo máximo de una semana, "no que se tarden en pagar más de mes y medio, teniendo que adelantar ese dinero a las familias las Cáritas parroquiales y otras asociaciones".

"Cáritas no es una suplencia a las necesidades que no llega a cubrir la Administración Pública", advierte, pero además indica que los datos dados a conocer por la concejala de Asuntos Sociales, Emilia Quirós, en el pleno del pasado mes de febrero, no coinciden con los suyos, pues "son muchas más las personas sin hogar que malviven en las calles de nuestro municipio".

"Nosotros no trabajamos desde la pura beneficencia como ustedes piensan. La Caridad bien entendida exige de nosotros un esfuerzo grande de acogida de las personas necesitadas, de acompañamiento en sus múltiples necesidades y de denuncia de las situaciones injustas", añade.

LA EXCLUSIÓN AUMENTA

"Comienzan a venir a nuestras Cáritas, familias españolas e inmigrantes, en las que los dos cónyuges se han quedado en el paro. Aunque en algunos casos cobran la prestación por desempleo, ésta no les llega para cubrir el pago de la hipoteca o el alquiler y las necesidades básicas de sus familias. Nos llegan personas que tienen que decidir entre pagar la vivienda o comer", señala la misiva.

Asimismo, siguen pidiendo ayuda muchas familias inmigrantes sin documentación, con mucha dificultad para encontrar trabajo o, si lo encuentran, muy precario, al tratarse siempre de economía sumergida. "Son familias que en muchas ocasiones presentan una pobreza extrema, sin ningún ingreso ni ningún tipo de ayuda oficial. Y unido a toda esta problemática, el vivir en un estado de miedo permanente ante las masivas detenciones de inmigrantes indocumentados y las deportaciones", agrega Cáritas.

Del mismo modo, llegan también mujeres solas con hijos, con enormes dificultades para encontrar trabajo al tener niños pequeños, y al no tener trabajo no hay guardería pública ni dinero para una privada. "Esto provoca una mayor vulnerabilidad en los menores", indica.

"Aunque sea tajante la negativa por parte de su administración de un posible Centro de Acogida para estas personas, creemos que se puede avanzar en un mayor esfuerzo de atención y trabajo de calle con este colectivo por parte de los Servicios Sociales municipales", concluye.