La actriz Natasha Richardson fallece dos días después de sufrir un accidente de esquí

MADRID (EUROPA PRESS, por Esther Sanz) En tan sólo 48 horas, la tragedia se ha cebado con la familia de Liam Neeson. Su esposa, la también actriz Natasha Richardson, de 45 años, falleció en la madrugada del pasado miércoles después de permanecer dos días en estado crítico a causa de un accidente de esquí. El suceso ocurrió en la estación de Mont-Tremblant, en Quebec (Canadá), cuando Richardson se deslizó sola por la nieve durante una clase. La intérprete no presentaba ninguna herida externa, incluso estuvo hablando y bromeando con su instructor tras la caída, pero una hora después, ya en la habitación de su hotel, comenzó a sufrir dolores de cabeza. Richardson fue ingresada inicialmente en el centro médico del complejo deportivo, pero la gravedad de los traumatismos obligó a llevarla a un hospital de Montreal, donde se determinó que padecía una "lesión traumática cerebral". Más tarde, la hija de Vanessa Redgrave fue trasladada al Hospital Hill de Nueva York, donde falleció finalmente tras ser desconectada de los aparatos que la mantenían con vida, puesto que se encontraba en muerte cerebral, según el diario 'The New York Post'. Con ella se hallaban su madre y su marido, quien interrumpió el rodaje de su última película para estar con Nastasha y con sus hijos -Michael, de 13 años, y Daniel, de 12-, fruto de uno de los matrimonios más estables de Hollywood. Por otro lado, Ingrid Bethancourt ha pedido el divorcio a su esposo, Juan Carlos Lecompte. De acuerdo con la revista colombiana 'Semana', la ex rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), liberada en julio de 2008 después de seis años de secuestro, ha alegado "separación de cuerpos de hecho", porque ella y su marido no mantienen relación alguna desde que volvió de la selva. Su reencuentro fue muy frío, ya que apenas se dieron un beso en la mejilla después de tanto tiempo de cautiverio para Bethancourt, de quien, además, se publicaron unas fotografías acompañada de otro hombre en una playa. Este distanciamiento pudo producirse incluso antes del recibimiento de la ex candidata presidencial en suelo colombiano, pues, según apuntan los rumores, su madre, que la acompañó en su viaje de regreso a casa, la habló de las infidelidades de Lecompte con otras mujeres. El marido de Bethancourt ha negado todo y ha alegado que fue ella quien mantuvo relaciones con otros hombres durante su secuestro. Incluso ha declarado al diario 'El Espectador' que se siente defraudado por su esposa y que "fue tiempo perdido" haberla esperado. Decepcionados podrían sentirse también los seguidores de Britney Spears en caso de que cancelara la gira de 'Circus'. La revista británica 'Look' ha revelado que la 'princesa del pop' está recibiendo amenazas de muerte, lo que le provoca un estado nervioso que raya en la paranoia. Britney no sólo teme por su integridad física sino también por la de sus hijos, Jayden James, de 2 años, y Sean Preston, de 3, que la acompañan en sus conciertos gracias a un acuerdo con su ex marido, Kevin Federline. La cantante sufre terribles pesadillas y se despierta por la noche llorando por sus niños, por lo que se está planteando anular sus próximas actuaciones en Estados Unidos, Canadá e Inglaterra. A esta preocupación se une la presión que siente Britney debido a las críticas que ha recibido por cantar en 'playback', algo que sus representantes han defendido porque así puede concentrarse en el baile. Tanto estrés está desestabilizando a la estrella, que parecía renacer tras una época personal muy difícil, y afecta también a su equipo, a quien le gritó durante una crisis: "No puedo hacer esto más, ¿por qué me estáis torturando?". En la crónica nacional, la llegada del buen tiempo ha animado el corazón de los famosos. Así, las revistas desvelan nuevos romances, como el de la actriz Amaia Salamanca y el futbolista Sergio Ramos; el de la modelo Blanca Romero y Jaime Barnatán, hijo de la diseñadora Elena Benarroch, y el de Lara Dibildos con Óscar, un joven catalán ajeno a la farándula. Pero el más sorprendente es el de Genoveva Casanova, la ex de Cayetano Martínez de Irujo, y uno de los hijos del escritor Mario Vargas Llosa, Gonzalo. Los dos se conocieron durante una de sus colaboraciones para ACNUR, y desde entonces se han hecho inseparables. De hecho, Gonzalo viajó desde Nueva York a Madrid para pasar el fin de semana con la mexicana, con quien ha compartido varias veladas de cine y cena. El peruano, de 41 años, está separado y es padre de dos hijas, otro punto en común con la ex de Cayetano, con quien tuvo a sus gemelos, Luis y Amina. Por último, la portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, ha concedido una entrevista a la revista 'ELLE' en la que desvela las claves de su cáracter. "Soy fuerte, muy fuerte, a mí no me ve llorar ni mi marido", afirma la política, quien desmiente que la estatura sea proporcional a la debilidad: "Hay quien piensa que si eres mujer, joven y mides 1,50 eres más vulnerable sólo porque eres más pequeña. Me pasó también cuando me nombraron portavoz". En este sentido, Sáenz de Santamaría afirma no entender por qué tanto ella como la ministra Carme Chacón atraen la atención pública. Además, comenta que la titular de Defensa fue una de las primeras personas que la apoyó cuando surgió la polémica en torno a su posado para 'El Magazine' del diario 'El Mundo'. La vallisoletana asegura también que le gusta hacer el papel de "mala" en el Congreso y que le sale "natural". Aparte, se declara adicta a los museos, a la fotografía y a Amy Winehouse, y reconoce la suerte que tiene con su marido, Iván: "No sólo pasa el aspirador y friega más que yo, sino que es el que lleva la casa".