Mary Kate Olsen pensó en dejar su carrera por agotamiento

LOS ÁNGELES, (OTR/PRESS) Desde que apenas tenía un año, Mary Kate Olsen, junto a su hermana gemela Ashley, comenzó su carrera televisiva como estrella de la serie norteamericana 'Padres forzosos'. En esa serie ambas crecieron y después protagonizaron su propio serial y películas. Esta vida tan activa para dos menores era superior a Mary Kate, quien ahora confiesa que a los 16 años estuvo a punto de dejar la interpretación para poder ser como cualquiera de sus amigas del colegio. "Un día pensé, 'estás cansada, exhausta, voy a dejarlo todo'", sin embargo, tras pasar un tiempo convencida de esto se dio cuenta de que la interpretación era su verdadera vocación. Así lo confesó en una entrevista concedida a 'Interview' y recogida por otr/press, en la que apunta que todavía siente de vez en cuando el estrés de esta profesión, "pero en tres días se va y ya estás preparada para empezar a trabajar de nuevo", apuntó. Durante la entrevista puede verse lo que le entusiasma su carrera, pues no deja de hablar de ella y, sobre todo, del maravilloso recuerdo que tiene de la serie 'Padres forzosos'. "Aprendimos a hablar ante las cámaras, mirando a los demás actores y copiando sus movimientos". Además recuerda lo que hacían sus compañeros para que se movieran por el set de rodaje durante las grabaciones. "Ellos partían ositos de gominola en varios trozos y nos los ponían por el decorado para que fuéramos a buscarlos", comenta, "'Padres Forzosos' fue muy divertido". También explica que para que no hubiera enfados entre las hermanas el director de la serie decidió que ambas se repartieran las escenas divertidas de la serie. "Si una hacía una escena triste, luego le tocaba otra divertida, en la que se comía tarta, se subía una en un elefante...", explica. LAS JÓVENES MÁS RICAS Tras esa serie vino la suya propia. Junto a Ashley protagonizaron 'Two of a kind' (en España 'Cosas de gemelas'), que tuvo un gran éxito en Estados Unidos y las dos pre-adolescentes comenzaron a ganar fama. A partir de ahí, crearon su propia productora y se convirtieron en las jóvenes de 21 años más ricas del mundo. Con esta productora sacaron al mercado varias películas dirigidas al público de su edad. "estaban hechas a la medida para nosotras y para nuestro público", dice sobre sus cintas. Esta etapa, sin tener que rodar diariamente una serie, le valió a Mary Kate para regresar al mundo real y ser "una niña normal". Iba al colegio e hizo amigas fuera del glamour de Hollywood. Actualmente, continúa con sus estudios de Arte Dramático en una prestigiosa escuela de Nueva York, una ciudad que le encanta para vivir "porque en ella se puede mantener mejor la privacidad". Hasta ahora, residía en Los Ángeles junto a su familia, en donde diariamente era perseguida por una nube de fotógrafos.