Sandro continúa en delicado estado de salud en la clínica de Buenos Aires

  • Buenos Aires, 25 mar (EFE).- El popular cantante argentino Sandro permanece internado desde hace más de una semana en una clínica de Buenos Aires a raíz de "efectos colaterales" provocados por la grave afección pulmonar que padece, informó hoy su portavoz.

Sandro continúa en delicado estado de salud en la clínica de Buenos Aires

Sandro continúa en delicado estado de salud en la clínica de Buenos Aires

Buenos Aires, 25 mar (EFE).- El popular cantante argentino Sandro permanece internado desde hace más de una semana en una clínica de Buenos Aires a raíz de "efectos colaterales" provocados por la grave afección pulmonar que padece, informó hoy su portavoz.

Sandro, quien necesita someterse a un trasplante pulmonar y cardíaco, fue ingresado el pasado 16 de marzo al Instituto de Diagnóstico y Tratamiento de Buenos Aires, donde ya había sido internado en varias ocasiones con anterioridad debido a su enfisema pulmonar.

El cantante, cuyo verdadero nombre es Roberto Sánchez, fue ingresado a causa de un edema en sus piernas ocasionado "por todo el cóctel de pastillas que está tomando", informó su portavoz, Nora Lafón, a medios locales.

"Sandro sigue igual, la única complicación que tuvo el domingo fue en las vías urinarias, provocado por los mismos medicamentos que le dieron para el edema de sus piernas", sostuvo Lafón.

Fanáticas del músico, que tiene 63 años, se congregaron días atrás en la puerta de su residencia en la localidad bonaerense de Banfield para hacer una cadena de oraciones.

El autor de "Dame fuego" y "Rosa, Rosa", entre otros éxitos, sufre un enfisema pulmonar crónico consecuencia de su adicción al cigarrillo.

En abril pasado, la ministra argentina de Salud, Graciela Ocaña, suspendió al director del organismo estatal que coordina los trasplantes por haber revelado que Sandro había sido incluido en una lista de espera para recibir los órganos.

El cantante confirmó que pretende someterse a un trasplante de pulmón y corazón, y aseguró que prefiere el riesgo de esa operación a "quedar tirado en una cama con un tanque de oxígeno", que para él "es lo mismo que estar muerto".