600 personas de etnia gitana de Baleares se benefician de sendos proyectos de integración social y laboral

Las iniciativas supusieron una inversión global de 380.793 euros y se desarrollaron en el poblado de Son Banya e Ibiza

PALMA DE MALLORCA, 08 de Abr. (EUROPA PRESS)

Un total de 673 personas de etnia gitana pertenecientes a 165 familias de Palma e Eivissa se beneficiaron el año pasado de dos proyectos de la integración social, inserción laboral y mejora de la calidad de vida de este colectivo. Estas actuaciones supusieron una inversión de 380.793 euros por parte del Gobierno, el Ejecutivo autonómico y las administraciones locales en el marco del Plan de Desarrollo Gitano.

Uno de estos proyectos se llevó a cabo en el poblado de Son Banya y otros barrios gitanos de la capital balear y llegó a 502 personas de un total de 130 familias, principalmente en relación con las necesidades educativas de niños y jóvenes.

La iniciativa también incidió en el realojo de las familias en viviendas normalizadas así como en las dificultades de inserción social de la población residente del poblado.

En concreto, la aportación del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte -que desarrolla el Plan- en el proyecto 'Son Riera' fue de 7.765 euros, la misma que la destinada por el Govern, mientras que el Ayuntamiento invirtió 29.262 euros, según informaron a Europa Press fuentes de la Conselleria de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración.

Mientras tanto, la pretensión del otro de los proyectos, 'Eines de cultura', que benefició a 171 usuarios de etnia gitana -35 familias-, es prevenir la exclusión de este colectivo en Ibiza mediante la intervención en los ámbitos educativo, laboral y familiar. Durante el año pasado se trabajó con mayor incidencia el aspecto del ocio y el tiempo libre en los menores de la zona.

Esta última iniciativa, ya consolidada entre la población gitana ibicenca ya que se desarrolla desde hace seis años, contó con una financiación de 68.480 euros por parte del Ministerio, similar cantidad a la invertida por la Conselleria de Asuntos Sociales, al tiempo que el Ayuntamiento de Ibiza sufragó la mayor parte del presupuesto (336.000 euros), con 199.039 euros.

En concreto, el Programa de Desarrollo Gitano, creado por Proposición no de Ley de 3 de octubre de 1985 en el Congreso de los Diputados, implementó en 1989 un plan de intervención para el desarrollo social y la mejora de la calidad de vida de los gitanos, con el objetivo de hacer efectivo así el principio de igualdad de oportunidades en el acceso a los sistemas de protección social.

Asimismo, otras de las pretensiones del Plan es favorecer la participación de este colectivo en la vida pública y social, propiciar una mejor convivencia entre los distintos grupos sociales y culturales, fortalecer el movimiento asociativo gitano, y combatir la discriminación y el racismo hacia la población gitana.

El programa fomenta, de este modo, las actuaciones integrales a favor de los gitanos en situación de exclusión social a través de convenios entre el Ministerio, los gobiernos autonómicos y los ayuntamientos para el impulso de acciones socioeducativas, de apoyo a la escolaridad, formativas, de inserción sociolaboral y de sensibilización de la población.