El 76% de los jóvenes gitanos consume alcohol y más de la mitad fuma a diario, según un estudio

Estos hábitos, unidos a los problemas de obesidad por una dieta poco equilibrada y falta de ejercicio, aumenta sus enfermedades crónicas

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El 76 por ciento de los gitanos entre los 16 y los 24 años consume bebidas alcohólicas y el 56 por ciento fuma a diario, porcentajes que superan a los del resto de los jóvenes de la población, entre los que bebe un 58 por ciento y consume cigarrillos un 25 por ciento, según datos del estudio comparativo de las encuestas nacionales de salud a población gitana y población general de España 'Hacia la Equidad en Salud', presentado hoy en el Ministerio de Sanidad y Política Social.

Este trabajo, coordinado por el Grupo de Salud del Consejo Estatal del Pueblo Gitano y presentado en un acto que contó con la presencia de la titular del Departamento, Trinidad Jiménez, destaca también que la edad media de inicio en el consumo de tabaco y alcohol es más temprana en el hombre gitano, que comienza a fumar a los 14 y a beber a los 16 frente al resto de los varones de la población, que esperan para iniciar estos hábitos a los 17 y a los 18, respectivamente.

Los problemas de peso atacan más a las mujeres de este colectivo, donde el 26 por ciento de las mayores de 18 años tiene obesidad frente al 15 por ciento del resto de las mujeres en España, y también son más acusados entre los menores --un 16 por ciento frente a un 10 de la población general--, siendo "más preocupante" esta situación entre las gitanas menores de 18 años, donde casi el 23 por ciento sufre obesidad frente al 10 por ciento del resto de la población.

La clave está en la dieta, ya que, según este trabajo, la población gitana, que supone entre el 1,8 y el 2,1 por ciento de la población total de España, toma menos frutas y verduras, mientras que la presencia de azúcares o grasas animales es más elevada". "Además --añaden--las proteínas animales que ingieren proceden, en su mayor parte, de carne, embutidos, fiambre y huevos".

MAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

Otro "elemento determinante" podría ser la baja tasa de actividad física de este colectivo, sobre todo entre las mujeres, ya que el 71 por ciento no realiza ningún tipo de actividad física frente al 63 por ciento del conjunto de las mujeres.

También se detectan bajos niveles de ejercicio entre los gitanos menores de 15 años, entre los que el casi el 31 por ciento de los niños y el 40 por ciento de las niñas no practica ningún deporte ni hace gimnasia. "Sin embargo --anotan--, uno de cada cuatro niños gitanos dedica más de tres horas diarias a ver la televisión, un dato que, en el conjunto de la población, se sitúa en uno de cada 10".

Por estos factores, unidos a la precariedad que suelen tener sus viviendas, los gitanos presentan, respecto al resto de la población, "mayor prevalencia de enfermedades crónicas", como el colesterol elevado, las patologías respiratorias --sobre todo en hombres--, problemas circulatorios y enfermedades mentales, como la depresión.

"En los niños y niñas gitanos, la frecuencia de problemas como el asma, la bronquitis, el enfisema y las jaquecas parece ser más elevada que en la población general", resaltó el informe.

CONSUMEN "EL DOBLE" DE MEDICAMENTOS

Además, el colectivo gitano consume "el doble de medicamentos que el resto de la población", sobre todo de fármacos relacionados con el dolor, la fiebre, anticatarrales y los destinados a paliar dolencias de garganta y respiratorias. Las mujeres toman más fármacos que los hombres, pero se automedican menos, ya que son los menores de 15 años los que más deciden tratar sus enfermedades sin consultar al médico.

En el acceso a los servicios médicos, destaca el hecho de que el 23 por ciento de las mujeres gitanas nunca ha ido al ginecólogo para una consulta no relacionada con un embarazo o un parto, indicador que desciende hasta el 6 por ciento en la población femenina general.

También son menos las mujeres gitanas que se someten a mamografías --un 41% frente a un 60% entre las mujeres de 35 y los 54 años-- y menos las que se someten a una revisión ginecológica periódica, un 44 por ciento frente a un 75 por ciento del resto de mujeres. Por contra, son más las gitanas (30%) que van al especialista por enfermedades ginecológicas que mujeres del resto de población (16%).

LA INICIATIVA DE SANIDAD

Además, los gitanos presentan una peor salud bucodental que el resto de la población, ya que mas de la mitad de las mujeres (56%) tiene caries, frente al 27 por ciento del resto de las mujeres.

Ante estos datos, la ministra de Sanidad anunció su voluntad de "dar continuidad" al proyecto para mejorar la salud de este colectivo, iniciado por el anterior titular del Departamento, Bernat Soria, en el marco del que se conformó un grupo de expertos que, en estos momentos, trabaja en la elaboración de un informe, que se presentará "antes de fin de año", con iniciativas en este sentido.