El Consejo de Europa denuncia la intolerancia contra los gitanos y el trato a inmigrantes

  • París, 16 abr (EFE).- El comisario europeo de Derechos Humanos, Thomas Hammarberg, denunció hoy el "clima de intolerancia" contra los gitanos en Italia y criticó varias disposiciones legales que conducen a la "criminalización de los inmigrantes" y a expulsiones sin las debidas garantías.

El Consejo de Europa denuncia la intolerancia contra los gitanos y el trato a inmigrantes

El Consejo de Europa denuncia la intolerancia contra los gitanos y el trato a inmigrantes

París, 16 abr (EFE).- El comisario europeo de Derechos Humanos, Thomas Hammarberg, denunció hoy el "clima de intolerancia" contra los gitanos en Italia y criticó varias disposiciones legales que conducen a la "criminalización de los inmigrantes" y a expulsiones sin las debidas garantías.

En un informe sobre Italia resultado de una misión que hizo en enero, Hammarberg consideró "preocupante" la situación de los gitanos en ese país y también "las políticas y las prácticas de inmigración", además de que Roma no haya respetado las medidas que le había dictado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"Las autoridades deberían condenar con más firmeza todas las manifestaciones racistas o intolerantes y garantizar la aplicación efectiva de la legislación contra la discriminación", subrayó.

Sobre el caso de los gitanos, insistió en que sus condiciones de vida en algunos campamentos que ha visitado "siguen siendo inaceptables", al tiempo que manifestó una "profunda inquietud" por la iniciativa del Gobierno de realizar en ellos un censo y manifestó sus dudas sobre si esa medida es compatible con las normas europeas sobre la colecta y el tratamiento de datos personales.

Frente a eso, el comisario europeo pidió mecanismos de consulta en todos los niveles con la comunidad gitana, evitar las expulsiones que no van acompañadas de una oferta de realojamiento o poner en marcha soluciones educativas para los niños.

Igualmente solicitó que las autoridades cumplan "pronto" su promesa de "ratificar sin reserva" el convenio del Consejo de Europa sobre la nacionalidad, que debe servir para aclarar la situación legal de muchos niños gitanos que son apátridas de hecho.

Hammarberg criticó el proyecto de ley de seguridad pública por sus efectos: "la criminalización de los inmigrantes es una medida desproporcionada susceptible de exacerbar las tendencias discriminatorias y xenófobas que ya se manifiestan en el país".

"Además, la reciente disposición adoptada por el Senado, que permite al personal médico señalar a la policía los inmigrantes irregulares que acceden al sistema sanitario es profundamente injusto y podría marginar todavía más a los inmigrantes", añadió.

Dijo estar "preocupado" por algunas expulsiones de tunecinos sospechosos de terrorismo con el argumento de razones de seguridad, ya que a su juicio corren "un fuerte riesgo de ser torturados" en Túnez.

"Es verdad que los Estados tienen derecho de proteger las sociedades del terrorismo pero no por eso deben infringir las normas en materia de derechos humanos como la prohibición absoluta de la tortura o de tratos inhumanos", argumentó.

El comisario se mostró satisfecho ante algunas medidas de las autoridades italianas, en particular la adopción de programas de educación intercultural.