El Nobel De Klerk pide respetar la diversidad para evitar los conflictos bélicos y la violencia

  • México, 16 feb (EFE).- El Premio Nobel de la Paz 1993, el sudafricano Frederick De Klerk, afirmó hoy en la capital mexicana que el principal reto que tienen los Estados es garantizar la diversidad para evitar conflictos religiosos, étnicos, regionales, que generan violencia y guerras.

El Nobel De Klerk pide respetar la diversidad para evitar los conflictos bélicos y la violencia

El Nobel De Klerk pide respetar la diversidad para evitar los conflictos bélicos y la violencia

México, 16 feb (EFE).- El Premio Nobel de la Paz 1993, el sudafricano Frederick De Klerk, afirmó hoy en la capital mexicana que el principal reto que tienen los Estados es garantizar la diversidad para evitar conflictos religiosos, étnicos, regionales, que generan violencia y guerras.

"El manejo de la diversidad en todos sus aspectos es uno de los principales retos del siglo XXI debido a que la mayoría de los conflictos mundiales, tienen su origen en este tema", afirmó el ex presidente sudafricano que terminó con el sistema del "apartheid".

Durante una conferencia convocada por la organización internacional ORT sobre educación, De Klerk explicó que los actuales flujos migratorios impulsados por la globalización plantea nuevos retos para la integración de los grupos minoritarios en las naciones receptoras debido a que llevan sus cultura, su lengua, sus tradiciones, su religión.

Las minorías requieren incorporarse a las naciones sin renunciar a sus derechos ni a su cultura, y se debe combatir cualquier tipo de discriminación y segregacionismo, agregó.

Advirtió que cuando la incorporación no se resuelve de manera satisfactoria ni se respetan los derechos de la minorías a sus creencias, educación y a conservar sus tradiciones, entonces se convierten en problemas potenciales.

De Klerk indicó que uno de los problemas que deberá ser resuelto en los próximo decenios será el reconocimiento de las lenguas de las minorías y la admisión del carácter multiétnico y multicultural de las naciones actuales.

Recordó que Estados Unidos fue un país formado por grupos de inmigrantes de diversos países europeos, y que el único requisito que se les exigía era que asimilaran el idioma inglés como parte de su identidad.

Indicó que numerosos conflictos surgen por la incapacidad de las partes de buscar una negociación que incluya y garantice los derechos de todas las partes.

Expresó su confianza en que Israel y Palestina logren una negociación que garantice la existencia pacífica de ambos Estados sobre bases del respeto mutuo.

Por otra parte, añadió que el avance del consumismo, de las costumbres y cultura impulsada por las mayorías en los países desarrollados genera temores a la identidad de las minorías que conservan sus tradiciones y sus principios religiosos.

Explicó que uno de los problemas más agudos en el mundo actual es el temor de los países islámicos ante el riesgo de que su gente vaya perdiendo sus valores y asuma los valores occidentales como la libertad de pensamiento, la libertad sexual para las mujeres, que son temas no aceptados por la religión musulmana.

De Klerk recordó la propia experiencia de Sudáfrica, en donde se había establecido una política de segregación, que no funcionó debido a que existía una integración de todas las comunidades que formaban ese país.

Explicó que varios líderes trabajaron para superar el problema de la diversidad y para garantizar el acceso de los demás grupos comunitarios.

Estos acuerdos permitieron el triunfo de Nelson Mandela en las primeras elecciones sudafricanas en 1994.