El presidente rumano acusa a las autoridades moldavas de provocar y consentir la violencia en Chisinau

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El presidente de Rumanía, Traian Basescu, afirmó hoy que la violencia durante las protestas en la capital moldava tras las recientes elecciones sólo benefició a las autoridades moldavas, que la provocaron y la hicieron posible, dijo.

"Los actos de violencia en Chisinau, incluida la devastación de algunos edificios, no sirvieron a los manifestantes, tampoco a la oposición política. Estos sirvieron exclusivamente a los que los provocaron y los hicieron posibles, que son los que ahora están en el poder", dijo Basescu ante las dos cámara del Parlamento rumano, informó el portal Moldova Azi.

El presidente subrayó que el acceso de los manifestantes a la sede del Parlamento y de la Presidencia moldavos no hubiera sido posible sin el permiso de las autoridades moldavas. "Repito que las autoridades permitieron el acceso de los manifestantes a las instituciones del Estado", dijo Basescu.

Además, se manifestó preocupado por las represalias que podrían sufrir los opositores y por las supuestas violaciones de los Derechos Humanos en Moldavia: "Secuestro, arrestos abusivos, amenazas, atemorizar a los ciudadanos, inventar dossiers, investigaciones sin garantizar asistencia legal", enumeró.

Igualmente, condenó la amenaza de recurrir a las armas, "anunciada por ciertos líderes desde Chisinau". "Nosotros os recordamos que usar armas contra civiles, entre los cuales también hay muchos ciudadanos rumanos, es un crimen", dijo.

Por otro lado, Basescu desmintió la implicación de Rumanía en los incidentes de Chisinau y consideró que, acusando a su país, las autoridades moldavas intentan responsabilizar a los rumanos de las dificultades económicas, políticas y sociales que está atravesando Moldavia.

"No es Rumanía quien es responsable del fracaso de la democratización de Moldavia, es ella la que se arrastra hacia el comunismo, hacia el pasado soviético", aseveró Basescu.

Volviendo al tema de los abusos, Basescu dijo que Rumanía solicitará a la Unión Europea que establezca las responsabilidades "por las represalias de estos días", como "la expulsión de periodistas, la violación de los Derechos Humanos, las acusaciones dirigidas contra el Estado rumano".

Advirtió de que, en el caso de que "las medidas opresivas continúen, Rumanía ayudará a aquellos cuya vida e integridad física estén amenazadas". A este respecto, Rumanía mencionó el artículo 7 de la Constitución rumana, que obliga al país a ayudar a la población moldava "que se considera rumana y se siente rumana".

La declaraciones del presidente rumano se produjeron después de que las autoridades moldavas acusaran a Rumanía y sus servicios secretos de estar implicadas en los incidentes violentos que tuvieron lugar en Chisinau durante las protestas por el triunfo en las elecciones parlamentarias del 5 de abril del gobernante Partido Comunista.

La oposición liberal, que contestó los resultados de unas elecciones que consideró fraudulentas, apoya la unificación de Moldavia con Rumanía. Durante las protestas, tanto las autoridades como la oposición hicieron varios llamamientos a la calma.