Indios brasileños dejan edificio público en Sao Paulo tras toma de dos días

  • (Actualiza con salida de los indios de la edificación)

(Actualiza con salida de los indios de la edificación)

Sao Paulo, 6 may (EFE).- Los indios brasileños que durante dos días ocuparon la sede de la Fundación Nacional de Salud (Funasa) en la ciudad de Sao Paulo, en protesta por las deficiencias de atención sanitaria y por reivindicaciones económicas, abandonaron hoy el edificio pero no sus reclamos.

Los indios, que representan a 36 aldeas indígenas de la región de Sao Paulo, se atrincheraron en el edificio la mañana del martes, tomaron como rehenes a 37 empleados y exigieron la dimisión del coordinador regional de la Funasa, Raze Rezek.

A última hora del martes, Rezek accedió a presentar la dimisión, que no ha sido aceptada, pero los indios permanecieron en el edificio hasta la noche de hoy, pese a que previamente habían liberado a los rehenes.

Al salir, el cacique Carã, que habló en nombre de los aborígenes, dijo que el grupo acampará en una calle adyacente a la sede de la Funasa hasta que esa institución estatal tome una posición sobre sus reclamos.

Desde Brasilia, el director de la Funasa, Danilo Forte, había rechazado la posibilidad de analizar el pedido de dimisión de Rezek "bajo presión", que consideró de tintes "políticos", y dijo que sólo la estudiaría después de que los indios desocuparan las instalaciones de la sede de Sao Paulo.

Ante la falta de acuerdo, la Funasa denunció la ocupación a la Policía para que procediera al desalojo del edificio y pocas horas después los indios decidieron retirarse del lugar.

En una nota oficial, el organismo rechazó toda "coacción" que utilice métodos "violentos" y señaló que están siendo ejecutados "todos los proyectos" que habían reclamado los indígenas en una reunión mantenida el año pasado.

La Funasa argumentó que las comunidades indígenas de Sao Paulo son las que tienen una "mejor cobertura sanitaria" de todo el país, puesto que el abastecimiento de agua potable alcanza al 95% de la población y se entregan medicamentos periódicamente.

Los manifestantes, además de pedir la dimisión de Rezek por no dar atención a las aldeas en los últimos años, solicitan mejorías en la atención médica y que se les destine más presupuesto.

La Funasa es el organismo encargado de la atención médica a las poblaciones indígenas desde 1999, aunque va a ser sustituido por otro organismo dependiente del Ministerio de la Salud en el segundo semestre de este año.