Indios brasileños liberan a tres rehenes con los que presionaban una indemnización

  • Río de Janeiro, 24 mar (EFE).- El grupo de indios de la etnia caiangangue que mantenía a tres empleados de una empresa eléctrica brasileña como rehenes los liberó pese a no haber llegado a un acuerdo sobre la indemnización que exige por el uso de su reserva para una línea de transmisión de energía.

Indios brasileños liberan a tres rehenes con los que presionaban una indemnización

Indios brasileños liberan a tres rehenes con los que presionaban una indemnización

Río de Janeiro, 24 mar (EFE).- El grupo de indios de la etnia caiangangue que mantenía a tres empleados de una empresa eléctrica brasileña como rehenes los liberó pese a no haber llegado a un acuerdo sobre la indemnización que exige por el uso de su reserva para una línea de transmisión de energía.

Los tres trabajadores de la Compañía Paranaense de Energía (Copel) fueron liberados anoche, confirmó hoy la asesoría de prensa de la empresa eléctrica.

Los tres empleados fueron mantenidos casi cinco días como rehenes en una aldea del territorio indígena Barao de Antonina, una reserva que pertenece a los caiangangues en Paraná, estado del sur de Brasil fronterizo con Paraguay.

Entre las personas que fueron retenidas en el territorio indígena ubicado a 350 kilómetros de Curitiba, la capital regional, estaba el antropólogo Alexandre Húngaro da Silva, que la Copel envió el viernes para intentar negociar con los indios.

Los otros dos, los hermanos José Almir y Valmiron Torres Quintanilha, son técnicos que trabajaban en el mantenimiento de torres de energía y que fueron tomados como rehenes un día antes.

"Apenas nos amenazaron, pero no nos hicieron nada. Creo que ellos luchan por lo que creen ser su derecho", afirmó Valmiron Torres Quintanilha en declaraciones que concedió a la estatal Agencia Brasil tras su liberación.

El técnico aseguró que en los cinco días en que estuvo en la reserva fue obligado a realizar varias conexiones eléctricas clandestinas para ofrecer el servicio de electricidad en viviendas de los indios.

Los indios, que el año pasado ya habían amenazado con incendiar las torres de energía, reivindican una indemnización de la Copel debido al tendido eléctrico que la compañía pasó por la reserva.

Según la Copel, los caingangue dijeron que habían decidido liberarlos para garantizar la continuidad de las negociaciones con la empresa, que son mediadas por la estatal Fundación Nacional del Indio (Funai) y por el Ministerio Público.

El Ministerio Público ya había advertido que no participaría en ninguna negociación mientras los rehenes no fueran liberados.

La Copel asegura que le paga a los indios 25.000 reales (unos 11.013 dólares) mensuales por las 14 torres de transmisión de energía que fueron instaladas en la reserva y que los pagos no están atrasados.

Los caiangangues exigen un pago adicional de 3,5 millones de reales (unos 1,6 millones de dólares) a título de indemnización por el impacto ambiental provocado por las torres de energía, pero la Copel apenas acepta pagar un máximo de 1,1 millones de reales (unos 486.725 dólares).

La Funai se comprometió con los indios a anticipar para esta semana una reunión en la que será negociado el valor de esa indemnización adicional a cambio de la liberación de los rehenes.