La Asociación Presencia Gitana solicita una reunión con Gabilondo para abordar el analfabetismo entre el colectivo

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La Asociación Nacional Presencia Gitana ha solicitado audiencia por escrito al recién nombrado ministro de Educación, Ángel Gabilondo, para abordar el analfabetismo entre el colectivo y plantear un proyecto que erradique esta lacra, según explicó hoy el presidente de la organización, Manuel Martín Ramírez.

En un desayuno informativo organizado por el Foro de la Nueva Sociedad, Martín incidió en la importancia de activar este tipo de planes por considerar "intolerable que tres millones de españoles estén metidos en la bolsa de la ignorancia", en relación al índice de analfabetismo entre la población de etnia gitana.

En total, estimó que en España vive en torno a un millón de gitanos, un 70 por ciento de los cuales son analfabetos. Además, apostilló "sólo un 30 por ciento de los niños están escolarizados" y "sólo entre el siete y el ocho por ciento acceden a la Universidad", lo que calificó de "genocidio cultural".

Durante su intervención, Martín repasó la persecución social e institucional de que han sido objeto los gitanos de España durante sus más de seis siglos de historia en el país y reivindicó un reconocimiento del colectivo como pueblo así como una reparación histórica, para que los miembros de esta comunidad puedan de una vez por todas, ser ciudadanos de pleno derecho.

En este sentido, se refirió a la iniciativa parlamentaria impulsada por el Gobierno para la reparación del pueblo gitano que se está trabajando en el Parlamento y reconoció haber "truncado" los dos primeros textos que llegaron a las Cortes porque "eran francamente infumables".

"Esperamos tanto del Gobierno como del Ministerio de Igualdad que se dejen asesorar y entiendan que los problemas que no se atacan, cuando se endemizan, son cada vez más caros y cada vez más difíciles de atender", señaló Martín, para destacar la importancia de conseguir un texto de consenso en las Cortes que selle la reparación de la "cuestión gitana".

En su opinión, la importancia de este paso reside en que la aprobación de la Constitución Española en 1976, si bien dictó igualdad de condiciones para todos los ciudadanos, no se materializó en el caso del pueblo gitano. "Desde entonces, nos hemos convertido en la novena potencia industrializada del mundo y sin embargo la distancia social entre payos y gitanos ha aumentado", apuntó.

Según explicó, esta brecha "no sólo es una injusticia y una indignidad, sino un error al que hay que darle ya solución" porque "se ha convertido en un problema de lesa humanidad". Para combatirlo, apuntó la necesidad de "una perspectiva transversal" que permita conseguir que "los gitanos sean corresponsables de todo lo que ocurra" en la vida nacional.