La nueva ley para la prensa restringe de forma ilegal la libertad de expresión en los Emiratos, según HRW

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El nuevo proyecto de ley para regular los medios de comunicación en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) restringe de forma ilegal la libertad de expresión e interfiere excesivamente la capacidad de los medios de comunicación para informar sobre algunas personas de los Emiratos, tales como los políticos, según denuncia la organización defensora de los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) en un informe publicado hoy.

Esta ley también incluye disposiciones que garantizarían al Gobierno un control casi completo a la hora de decidir a quién se le permite trabajar como periodista y qué organizaciones de los medios de comunicación pueden operar en el país, según HRW.

Este informe también señala que la nueva ley contiene algunas mejoras sobre la ley por la que se rigen los medios en la actualidad, pero seguirá castigando a los periodistas por infracciones como hacer comentarios "despectivos" sobre miembros del Gobierno o publicar noticias "engañosas" que "dañen la economía del país", señala HRW, cuyo informe es el resultado de analizar las disposiciones del proyecto de ley así como por las entrevistas realizadas a los periodistas locales y extranjeros con base en los EAU.

"La ley amordazará a la prensa, impidiendo que se realicen informaciones honestas sobre la crisis financiera del país o sobre sus gobernantes", declaró la directora para Oriente Próximo y el Norte de África en HRW, Sarah Leah Whitson. "La vaguedad de sus cláusulas y la dureza de sus multas también garantizan la arbitrariedad de las autoridades gubernamentales y la autocensura de los medios", aseguró.

El Consejo Federal Nacional --la Asamblea Legislativa de los Emiratos--, aprobó el proyecto de ley el pasado 20 de enero, y espera ahora la firma del presidente, el jeque Jalifa bin Zayed al Nahyan, aunque más de 100 académicos, periodistas y abogados de los Emiratos han pedido al presidente que reconsidere la ley, informa HRW.

A diferencia de la legislación actual, la ley propuesta no contiene penas criminales y se incluirá dentro de la legislación civil. Reduce el número de infracciones administrativas por las que se puede responsabilizar a las organizaciones de medios de comunicacion y también instruye a las instituciones gubernamentales para facilitar que la información fluya hasta los medios y, más significativamente, ordena que no se pueda obligar a los periodistas a revelar sus fuentes.

BANCARROTA DE LOS MEDIOS PEQUEÑOS

Pero el proyecto de ley también cuenta con disposiciones que dañan la libertad de prensa, asegura HRW, como las exorbitantes multas civiles que podrían quebrar los medios de comunicación más pequeños y silenciar las voces disidentes. Además, las disposiciones en lo que respecta a la concesión de licencias a los medios no articulan claramente los criterios que el Gobierno aplicará a la hora de aprobar o denegar dichas licencias, lo que concederá un poder sin restricciones al Gobierno para poder determinar quién puede o no publicar información en los Emiratos, según afirma HRW.

Entre las restricciones, este proyecto de ley también da poder al Gobierno para suspender las licencias de los diarios, de las estaciones de radio y de los canales de televisión por infracciones insignificantes de alguna de las limitaciones imprecisas de la ley.

Asimismo, la ley también concede poder a la autoridad gubernamental para regular quién puede trabajar como editor, periodista, corresponsal o productor en el país, señala el informe de esta organización. "Estas intruciones hacen una farsa la noción de que exista unos medios de comunicación independientes en los Emiratos Árabes Unidos", según Whitson. "El presidente tiene la opción de dar marcha atrás esta ley mostrar un liderazgo a la hora de buscar una ley que busca de forma veraz una libertad de los medios", añadió.