La polémica cumbre del racismo adopta una declaración

GINEBRA, Suiza (Reuters) - Los delegados de una conferencia sobre el racismo de las Naciones Unidas adoptaron el martes una declaración antirracismo mientras trataban de reducir el impacto del abandono momentáneo del plenario de decenas de delegados en señal de protesta por las palabras del presidente de Irán.

El texto, que "reafirma" un polémico documento de 2001 que se refiere seis veces a Israel y Oriente Próximo, adoptado por consenso y sin un debate en una sesión pública, mucho antes del final de la reunión de una semana.

El lunes, decenas de delegados occidentales abandonaron el foro después de que el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad hablara del "gobierno totalmente racista de Israel", algo que responsables de la ONU calificaron de "inmoral" e "inaceptable".

La pronta adopción del texto, que fue negociado durante varios meses en unas reuniones de preparación en Ginebra, debería contribuir a tranquilizar la agitada cumbre y devolver el centro de atención a asuntos de su agenda formal, como los vínculos entre la pobreza y la discriminación.

El ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, dijo previamente el martes que aprobar el texto presentaría "una derrota para Ahmadineyad", cuyas declaraciones fueron un intento de "confrontación total" según un investigador de derechos humanos de la ONU.

"No es una cuestión de diferentes puntos de vista. Es una cuestión de la hostilidad de esos puntos de vista", dijo Asma Jahangir, relator especial de libertad de religión o creencia.

El portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert Colville, dijo a periodistas que la conferencia había avanzado desde el drama que rodeó la comparecencia de Ahmadineyad el lunes, durante la que algunos activistas acreditados en el foro protagonizaron ruidosas protestas.

"Fue un episodio muy lastimoso ayer, claramente, pero tenemos que retomar los asuntos", dijo antes de que la declaración fuera adoptada.