Poio y Ponte Caldelas proponen habilitar una vivienda en O Vao para las familias gitanas realojadas de Caritel

Esperan que la Xunta apueste por esta alternativa "para que desaparezca el problema social de Caritel"

PONTEVEDRA, 6 (EUROPA PRESS)

Los alcaldes de los municipios pontevedreses de Poio y Ponte Caldelas convocaron acordaron estudiar la posibilidad de habilitar una vivienda en O Vao para las familias de etnia gitana realojadas en Caritel.

En una rueda de prensa conjunta, los regidores escenificaron la "buena sintonía" reinante en las negociaciones que están llevando a cabo para solucionar el conflicto social generado a raíz del realojo de dos familias gitanas de O Vao (Poio) en Caritel, en Ponte Caldelas.

Los dos regidores municipales insistieron en que la Xunta deberá jugar un papel decisivo para resolver el conflicto. El alcalde de Ponte Caldelas, el 'popular' Perfecto Rodríguez, explicó que es necesario buscar una nueva ubicación para las familias ante el fallo judicial que declaró nulos los contratos de alquiler de la casa que adquirió en propiedad en Caritel.

Por su parte, el regidor de Poio, el nacionalista Luciano Sobral, admitió que están trabajando en tres posibilidades. La primera pasa por ofrecer a esta familia una de las viviendas incluidas en la bolsa de alquiler de la Xunta, también se podría buscar un piso de protección oficial, aunque los alcaldes mostraron su preferencia por habilitar un inmueble para esta familia gitana en el poblado de transición de O Vao.

POSIBILIDAD "MÁS REAL"

"Es la posibilidad más real", destacaron los alcaldes. "Esperamos que la Xunta apueste por esta alternativa, por el bien de estas familias y para que desaparezca el problema social de Caritel", apostillaron.

Sobral pidió "la complicidad y el apoyo de todos para poder ir de la mano en este proceso" que, según aseguró, "cuenta con el respaldo y el consenso de todos, familias afectadas y vecinos, incluidos"

En este sentido, Perfecto Rodríguez agradeció a los vecinos de Caritel que cesaran las movilizaciones que desde hace un año estaban realizando ante las casas de las familias gitanas. "La solución alternativa tiene que llegar en un clima de diálogo para que todas las partes avalen esta solución", señaló Rodríguez.

Mientras se trabaja en una solución las familias gitanas afectadas por el realojo seguirán residiendo en la parroquia de Caritel.