SOS Racismo critica el discurso del Gobierno hacia inmigrantes

MADRID (Reuters) - Las autoridades españolas no tienen un discurso contundente contra el racismo y no apoyan lo suficiente a las víctimas de racismo y discriminación, denunció el miércoles SOS Racismo, que criticó que los inmigrantes sean considerados sólo desde el punto de vista de su aportación a la economía.

"Durante 2008 ha habido un cambio de discurso del Gobierno, que empezó con el cambio de denominación del Ministerio de Trabajo y siguió con el nombramiento del ministro (Celestino) Corbacho", afirmó Javier Ramírez, portavoz de la Federación de Asociaciones de SOS Racismo del Estado español con motivo de la presentación de su informe anual en Madrid.

El decimocuarto informe de esta ONG sostiene que la política y discursos del Gobierno están fomentando la xenofobia, al insistir en vincular crisis e inmigración y al recortar políticas sociales y de integración.

"Los inmigrantes son tratados sólo como trabajadores. Ahora que no hay trabajo, sobran los inmigrantes", denunció Ramírez, manifestando su rechazo al mensaje que subyace en planes como el de retorno voluntario.

"Si hay problemas en los barrios, de atención médica, de colegios, es porque no hay suficientes recursos públicos, trabajadores sociales, etc. Hay otras dinámicas, no se puede leer sólo en clave cultural, del extranjero es el culpable del conflicto", agregó.

SOS Racismo también critica que no haya un discurso público de apoyo a las víctimas de racismo para que denuncien esas situaciones. La ONG recibió 310 denuncias en sus oficinas el año pasado, pero insiste en que "muy pocos denuncian".

"Sólo algunas ONG estamos recogiendo denuncias", dijo el portavoz de SOS Racismo. "Pero el garante de la lucha contra el racismo tiene que ser el Estado español, no nosotros".

Ramírez destacó que el Consejo para la Igualdad de Trato creado por el Gobierno no se ha puesto en marcha ni hay voluntad de dotarlo de medios.

En su informe se recogen encuestas del CIS, como una que muestra que el 43,9 por ciento de los encuestados consideraba que los sueldos bajaban como consecuencia de la llegada de personas inmigrantes u otra en la que el 59 por ciento afirmaba no tener simpatías hacia la población gitana, otro colectivo afectado por la discriminación, según esta ONG.

"La sociedad española colabora en el discurso que segrega a los ciudadanos por su nacionalidad y su situación administrativa", lamentó.

El "Informe Anual 2009" se divide en ocho capítulos: la Unión Europea, el pueblo gitano, el Estado español, los menores inmigrantes no acompañados, el discurso político y el racismo social, los derechos laborales y sociales, los cuerpos de seguridad y la extrema derecha.