Varias organizaciones piden al presidente de Uganda que asegure el cumplimiento de los Derechos Humanos en su país

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El presidente ugandés, Yoweri Museveni, debe adoptar las recomendaciones dadas por la Comisión ugandesa para los Derechos Humanos de criminalizar la tortura y garantizar al personal de la comisión acceso sin anunciar y sin restricción a todas las zonas de detención, entre otras, según pidieron hoy en una carta dirigida a este dirigente por parte de las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos Human Rights Network-Uganda, la fundación para la Iniciativa de los Derechos Humanos y Human Rights Watch (HRW). Además, estas organizaciones piden a Museveni que nombre a los comisarios de la nueva Comisión para la Igualdad de Oportunidades.

"El Gobierno ugandés a menudo subraya su compromiso hacia los Derechos Humanos, pero las acciones hablan más que las palabras", según la directora para África de HRW, Georgette Gagnon. "El Gobierno debe apoyar más el trabajo de la Comisión ugandesa para los Derechos Humanos y actuar rápidamente en sus recomendaciones", añadió.

La Constitución de Uganda ordena el establecimiento de esta organización como la principal agencia independiente del Gobierno para vigilar los abusos a los Derechos Humanos y recomendar los cambios a seguir. Pero el Gobierno no ha adoptado consistentemente sus recomendaciones. Además, los miembros de un nuevo organismo creado a petición de una enmienda constitucional, la Comisión para la Igualdad de Oportunidades, aún no han sido nombrados.

Entre las recomendaciones, está el permitir al personal de la comisión acceso sin anunciar y sin restricción a todas las zonas de detención, incluidos los barracones militares y dar la compensación adecuada a las víctimas de abusos tal y como se determine por la comisión, además de completar el establecimiento de comités de distrito para defender los Derechos Humanos.

La enmienda constitucional de 2005 que creó la Comisión para la Igualdad de Oportunidades establecía que el Gobierno debía ponerla en marcha en un año. Este organismo tendrá que tratar con la discriminación y asegurar que las acciones para los grupos marginados se promueven y observan. Aún habiéndose establecido sus operaciones y la dotación de su presupuesto, no se han nombrado comisarios, por lo que el organismo no puede ponerse en marcha.

Las necesidades de los grupos más vulnerables y marginados se ven seriamente dañadas por la ausencia de comisarios de esta organización, señalan los grupos en su carta. "La falta de comisarios afecta negativamente al acceso a los servicios básicos y al disfrute de los derechos básicos por parte de los grupos marginados, que no pueden encontrar una reparación en los sistemas existentes", declaró el coordinador nacional de Human Rights Network-Uganda, Mohamed Ndifuna.