La homofobia daña las vidas en la Unión Europea

VIENA (Reuters) - La homofobia daña la salud y la carrera de las personas en toda Europa y el problema puede ser mayor de lo que se cree porque las víctimas temen llamar la atención por miedo a una reacción adversa, según un estudio de la Unión Europea.

La Agencia Europea de los Derechos Fundamentales (FRA, por sus siglas en inglés) dijo que la policía de la mayoría de los países miembros era incapaz de tratar los casos de delitos homófobos - desde abusos verbales hasta agresiones mortales - y afirmó que muchos gobiernos y colegios no se lo tomaban suficientemente en serio.

Esto crea un círculo vicioso, ya que las víctimas prefieren ser "invisibles" a ser abiertos con su orientación sexual o informar de los casos de abuso ante las autoridades, según el estudio.

"Desde que son pequeños, las palabras despectivas utilizadas para (hablar de) gays y lesbianas en los colegios les enseñan a ser invisibles", afirmó el estudio, publicado el martes.

"Normalmente sufren humillaciones y discriminaciones en sus puestos de trabajo (y) en muchos países no pueden asegurar sus relaciones como pareja legal", añadió.

El estudio recomendó que se informara de forma anónima de los delitos homófobos para hacer frente al problema, resaltando unos proyectos pioneros en Holanda, Dinamarca y Eslovenia como buenos ejemplos.

Algunas autoridades encargadas de dar asilo estuvieron implicadas en casos graves de discriminación al negar la petición a personas porque no se creía que estuvieran huyendo de una persecución por su sexualidad.

En términos de salud, la discriminación puede llevar a la gente a no buscar ayuda y en algunos casos fueron tratados como si su orientación sexual fuera "una alteración o una enfermedad".

EL ESTE ES MÁS HOSTIL

El informe, que incluía investigaciones de 27 países, demostró que más de la mitad de los ciudadanos europeos pensaba que la discriminación por orientación sexual estaba extendida por su país.

Bulgaria, Estonia, Letonia, Polonia y Rumanía fueron señalados como hostiles a la celebración de los "días del Orgullo" y la gente de los países de la zona dijeron estar menos cómodos por tener a un homosexual por vecino, por ejemplo.

Sólo tres estados, Bélgica, Holanda y España, cuentan con plenos derechos con respecto al matrimonio de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, mientras que otros no contemplan ninguno.

En Holanda, el 82 por ciento estaba a favor de los matrimonios entre personas del mismo sexo, mientras que en Rumanía era el 11 por ciento y en Letonia el 12.

El estudio mostró que la aceptación era buena también en Francia, Austria, Suecia y España, donde los políticos y los líderes religiosos participan en las manifestaciones del Orgullo para aumentar la aceptación.

Pero el número de abiertos de mente se redujo cuando se les preguntó si se debía permitir que los homosexuales pudieran adoptar niños.

Mientras que la representación en los medios de la homosexualidad apenas ha aumentado, los estereotipos permanecen, utilizándose habitualmente imágenes eróticas para ilustrar artículos y reforzando la idea de que la orientación sexual sólo es una cuestión de sexo, afirmó el estudio.