Najib Razak asume la jefatura del Gobierno de Malasia

  • Kuala Lumpur, 3 abr (EFE).- Najib Rakaz asumió hoy el cargo de primer ministro de Malasia en medio de la peor crisis interna en el partido gubernamental y cuando en el país aumenta la tensión racial.

Najib Razak asume el cargo de nuevo primer ministro de Malasia

Najib Razak asume el cargo de nuevo primer ministro de Malasia

Najib Razak asume la jefatura del Gobierno de Malasia

Najib Razak asume la jefatura del Gobierno de Malasia

Kuala Lumpur, 3 abr (EFE).- Najib Rakaz asumió hoy el cargo de primer ministro de Malasia en medio de la peor crisis interna en el partido gubernamental y cuando en el país aumenta la tensión racial.

El nuevo primer ministro y veterano político tomó posesión en el transcurso de una ceremonia tradicional celebrada en presencia del rey Mizan Zainan Abidin, un día después de que su predecesor, Abdullah Badawi, de 70 años, presentara su renuncia al cargo.

"Me comprometo a cumplir las obligaciones de mi cargo con honestidad y todas mis capacidades", dijo Razak al jurar su cargo sobre un ejemplar de la Constitución de Malasia.

Así, Najib, hijo del segundo gobernante que tuvo el país, Abdul Razak, sobrino del tercero, Hussein bin Oon, y yerno de Abdullah, se convierte en el sexto primer ministro desde que Malasia alcanzó la independencia del Reino Unido, en 1957.

Najib, quien hasta hace unos días era el viceprimer ministro de Abdullah, llega al poder cuando la formación que preside desde el pasado 26 de marzo, la Organización Nacional para la Unidad Malaya (UNMO) atraviesa una profunda crisis a raíz de la perdida del apoyo popular y los escándalos que han salpicado a varios dirigentes.

Ante si, Najib tiene la ardua tarea de conseguir que la coalición gubernamental o Frente Nacional que encabeza la UNMO, mejore en las elecciones generales previstas para 2013, los resultados que obtuvo en las celebradas el año pasado, y en las que sufrió un duro revés al perder un elevado número de escaños frente a la oposición.

El electorado, descontento con la corrupción, la marcha de la economía, y por el escaso avance de las reformas prometidas por el Gobierno de Abdullah, dio a la alianza opositora compuesta por los partidos Justicialista, Pan-islámico de Malasia, y Acción Democrática, 83 de los 222 escaños del Parlamento federal.

"A diferencia de Abdullah que heredó un buque a toda máquina, Najib coge uno que está maltrecho", apuntó la analista política, Joceline Tan, en un comentario publicado en el diario "Star".

Un día antes de la ceremonia, los tres partidos que integran la alianza opositora liderada por el ex viceprimer ministro Anwar Ibrahim, pidieron al Rey que aplazara el nombramiento de Najib, a quien acusan de recibir un soborno por la compra de dos submarinos cuando ocupaba la cartera de Defensa.

También relacionan al nuevo primer ministro con el asesinato, hace dos años, de una modelo de nacionalidad mogola que era la amante del asesor de política exterior de Najib, y que según denuncia la oposición, se produjo después de que la joven reclamara una parte de la comisión por haber participado en las negociaciones para la adquisición de los dos submarinos.

Najib, de 55 años y a quien la fiscalía que investiga el caso de asesinato se ha negado a llamar para testificar, ha calificado de "mentiras maliciosas" las acusaciones hechas por la oposición.

El traspaso del poder a Najib llega cuando también las minorías de origen chino e indio de este país poblado por 27 millones de personas, denuncian que sus derechos están siendo erosionados por la política oficial de apoyo a la mayoría de malaya, que representa cerca del 60 por ciento del total de la población.

"Hemos sacrificado la democracia por la supremacía de la raza. Es cosa de hegemonía política", admitió el ex ministro de Justicia de la etnia malaya, Zaid Ibrahim, en declaraciones a la prensa local.

En las últimas elecciones, y según un sondeo llevado a cabo por el centro de estudios políticos Merdeka, descendió considerablemente la cifra de votantes de origen chino e indio que votaron por el partido gobernante que defiende privilegios para la etnia malaya.