Vuelven las leyendas a Sanremo marcado por la polémica gay

  • Roma, 16 feb (EFE).- Las leyendas musicales italianas vuelven a la 59 edición del Festival de la canción de Sanremo, que comienza mañana marcado por la polémica canción que sonará en el concurso y que habla de que los gays "pueden curarse".

Vuelven las leyendas a Sanremo marcado por la polémica gay

Vuelven las leyendas a Sanremo marcado por la polémica gay

Roma, 16 feb (EFE).- Las leyendas musicales italianas vuelven a la 59 edición del Festival de la canción de Sanremo, que comienza mañana marcado por la polémica canción que sonará en el concurso y que habla de que los gays "pueden curarse".

Albano, Patty Pravo e Iva Zanicchi son los grandes nombres de la música italiana que compartirán escenario con el cantante Povia, que interpretará en el Teatro Ariston de Sanremo (noroeste de Italia) su tema "Luca era gay", que habla de un joven homosexual que "se curó" al casarse con una mujer.

Y es que la homosexualidad ha sido un tema recurrente en las jornadas previas al certamen que el año pasado tocó fondo en términos de audiencia televisiva y que en esta edición no quiere dejar indiferente a nadie: están invitadas, incluso, las "conejitas" de Playboy.

El propio Albano, que participa con la canción "L'amore è sempre amore" ("El amor es siempre amor"), sorprendió hace unos días con sus declaraciones a la edición italiana de la revista "Vanity Fair" en las que atacaba a los homosexuales y les pedía que volvieran al armario.

Estas afirmaciones, que se añaden al contenido provocador del tema de Povia, han hecho que los colectivos gays italianos estén en pie de guerra contra el espectáculo que podrá verse en Sanremo hasta el próximo sábado, cuando los homosexuales del país están llamados a manifestarse por las calles de la ciudad.

El principal colectivo homosexual del país, Arcigay, recordó hoy que con la manifestación por las calles de Sanremo, bajo el lema "Se M'Innamoro" ("Si me enamoro"), se pretende mostrar el rechazo al tema de Povia, una "herida" para los que luchan en Italia contra la homofobia.

Entre toda esta polémica, el Festival de Sanremo lucha por conseguir que se hable sólo de las canciones y no de lo que le rodea, algo complicado con una dirección empeñada en hacer el máximo espectáculo posible del evento.

El director y presentador del concurso, Paolo Bonolis, se ha encargado en los últimos meses de ofrecer continuas ruedas de prensa con listas de nombres de artistas extranjeros invitados a pasar por el escenario, entre ellos el problemático ex novio de la supermodelo Kate Moss, Pete Doherty, quien tuvo que desmentir que fuera a hacer un dúo con Patty Pravo.

Está prevista la asistencia de la líder de los Eurythmics, Annie Lennox, e, incluso, del actor estadounidense Jim Carrey, por no hablar de la aparición de Mina, que será a través de un vídeo y no en persona, algo que ha sido criticado por algunos participantes, especialmente por Patty Pravo quien la llamó "ectoplasma".

Además de las estrellas internacionales, Sanremo cuenta en esta ocasión con verdaderas leyendas musicales italianas, como Zanicchi, que interpretará "Ti voglio senza amore" ("Te quiero sin amor") o Pravo, quien defenderá su "E io verrò un giorno là" ("Y yo iré un día allí").

Ellas, como el resto de 16 propuestas musicales a concurso en la categoría de artistas ya consagrados, deberán competir por llegar a la final del sábado, en la que sólo habrá diez canciones para que los espectadores del Festival, que emite la cadena pública Rai, decidan el ganador.

Cinco días de música y espectáculo que no han quedado ajenas a la crisis económica, pues la organización del concurso decidió borrar de su programa el tradicional y costoso ensayo del domingo previo al Festival.