Cerca de 2,5 millones de inmigrantes residirán en la Comunitat dentro de 20 años, según un estudio del Consell

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

Un total de 2.468.922 personas de origen extranjero residirán en la Comunitat en el año 2032, representando el 32 por ciento de la población total de la autonomía valenciana que ascenderá a más de 7,7 millones. Así se desprende de un estudio realizado por la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía, a través de la Fundación Centro de Estudios para la Integración Social y Formación de Inmigrantes (CeiMigra), que se presentará próximamente.

Este estudio coincide con la opinión de expertos en la materia que han destacado durante estos últimos meses que, pese a la compleja situación económica que viven las personas extranjeras, éstos se quedarán en su tierra de acogida, según informó la Conselleria en un comunicado.

En esta dirección, el responsable de Inmigración, Rafael Blasco, reclamó hoy que el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero "ajuste la financiación a la realidad demográfica que, en el caso de la Comunitat, cuenta con un importante peso de la población extranjera". En este sentido, Blasco añadió que la Comunitat "tendría que recibir actualmente al menos 30 millones de euros a través de un reparto justo del Fondo de Acogida e Integración entre las autonomías".

El estudio de la Conselleria realiza dos proyecciones. En primer lugar, un horizonte a largo plazo (2032) para analizar las tendencias y en segundo término uno a medio plazo (2022) que transmitirá la idea de la forma en la que puede evolucionar la autonomía valenciana. Al respecto, Rafael Blasco destacó la "importancia" de estos estudios puesto que, a su juicio, "demuestran la necesidad de trabajar por la integración dado que marcará la convivencia de las generaciones venideras".

Según la investigación, en 2022, la población española residente en tierras valencianas tendrá en su mayoría más de 45 años. De hecho, la edad media habrá subido hasta los 44 años y los grupos mayoritarios, pese a estar aún en activo, estarán en las últimas edades. Asimismo, el escaso nivel de nacimientos provocará también la bajada de los menores de 15 años.

En cuanto a la proyección de los españoles hasta 2032, el estudio pone de manifiesto el decremento del peso de los jóvenes en favor de los mayores. Esto supone, por tanto, que también se incrementará hasta el 56 por ciento el volumen de los inactivos.

Así, el estudio incide en que, a largo plazo, es una "necesidad evidente" la incorporación de personas procedentes de otros países, puesto que la entrada de inmigrantes "ralentiza" el envejecimiento de la población y "permite mantener un equilibrio entre activos e inactivos". Asimismo, permite a la Comunitat tener más nacimientos. Sobre este asunto, el conseller hizo hincapié en que las personas extranjeras "han contribuido de forma clave al crecimiento y desarrollo económico de nuestra tierra en esta última década".

Para realizar esta hipótesis, en el estudio se ha supuesto que la mortalidad será la equivalente a la media de 2000 y 2006, que la fecundidad seguirá creciendo un 1,9 por ciento al año hasta llegar al 1,7 niños por mujer. De la misma forma, se ha tomado como referencia un saldo migratorio de 100.000 personas anualmente.

A juicio del responsable de Inmigración, "el fenómeno migratorio es el más importante de los últimos años y ha cambiado por completo el mapa demográfico de la Comunitat". Actualmente, "residen en tierras valencianas más de 840.000 personas llegadas de otros países y eso requiere un esfuerzo mutuo de conocimiento, respeto, diálogo y convivencia. En la actualidad, el nivel de cohesión de la autonomía valenciana es un referente para el resto de regiones españolas", subrayó Blasco.

La población extranjera residente en la Comunitat Valenciana se ha incrementado en un 104,7 por ciento desde el año 2003 y un 442,4 por ciento desde el 2000, tal y como puntualizó el titular de Inmigración y Ciudadanía.

AGENCIAS DE INTEGRACIÓN

El conseller también incidió en que la Generalitat está realizando una "gran labor" conjunta con los ayuntamientos en materia de política migratoria. En este sentido, precisó que ya son 45 las Agencias de Integración repartidas por la geografía valenciana. A su juicio, "el Gobierno de España tiene que comenzar de una vez por todas a llevar una política migratoria seria y ordenada, dejar atrás los bandazos y desastres que han llevado a cabo hasta ahora". Para ello, "tendrán que dialogar con las comunidades autónomas y distribuir una financiación justa y adecuada".

"El papel que desempeñan los servicios sociales municipales es fundamental", reconoció Blasco, quien añadió que "sólo nos cabe al Consell y al Gobierno de España que apostar por el municipalismo para impulsar la integración. Pero ello desde luego debe ir ligado a un compromiso económico, en especial, por parte del Ejecutivo central, que debe tener en cuenta el crecimiento demográfico de nuestra región debido, en especial, a la inmigración".

Finalmente, Blasco incidió en su "respaldo" al municipalismo, que, en los últimos años, "ha adaptado sus recursos sociales al cambiar su población teniendo que conjugar realidades diversas con el fin de alcanzar una comunidad de hecho".