Corbacho asegura que la construcción "está en su ajuste final"

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, indicó hoy que abril ha sido el primer mes desde agosto de 2008 en el que la construcción no ha encabezado la destrucción de empleo, lo que evidencia, a su juicio, que el 'ladrillo' "está en su ajuste final".

En rueda de prensa junto a los representantes de las principales organizaciones de autónomos, Corbacho añadió que esta circunstancia, con todo, "no es motivo de alegría", ya que aún se siguen perdiendo empleos en el tajo.

Dicho esto, el ministro de Trabajo añadió que al resto de sectores "aún le queda recorrido", si bien confió en que los datos de empleo reflejen ya en un "cierto cambio de tendencia", a la vista de que las cifras de los últimos meses muestran que el desempleo "empieza a subir con una intensidad mucho menor".

LAS MEDIDAS EMPIEZAN A HACER EFECTO

Además, antes de que el Consejo de Ministros extraordinario de mañana ofrezca un balance de las medidas económicas adoptadas hasta la fecha, aseguró que éstas "empiezan a tener eficacia".

Por ejemplo, recordó que las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO), tanto en favor de familias como de empresas, "van tomando velocidad de crucero" después de haber experimentado una "mejora considerable".

En cifras, Corbacho explicó que ya son más de 145.000 empresas y familias las que se han beneficiado de estas líneas, de los que 28.360 eran autónomos y pymes.

En cualquier caso, el ministro de Trabajo garantizó que el Gobierno "seguirá solicitando a las entidades financieras que presten más atención para que estas líneas fluyan con más intensidad y rapidez".

MÁS RECORRIDO EN EL ACUERDO CON RUMANÍA

Por último, el ministro de Trabajo se refirió al protocolo firmado con Rumanía, por el que los inmigrantes rumanos en paro que decidan retornar a su país podrán seguir cobrando en Rumanía la prestación por desempleo generada en España, siempre que se comprometan a una búsqueda activa de empleo.

Al respecto, Corbacho indicó que se está estudiando la posibilidad de que el cobro de esta prestación se prolongue más allá de los tres meses, que actualmente marca la normativa europea.