Corbacho dice que la Ley de Extranjería no castigará la asistencia a ilegales

  • Madrid, 4 abr (EFE).- El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha asegurado que la nueva Ley de Extranjería no castigará la asistencia humanitaria a los inmigrantes ilegales y tampoco recortará sus derechos, sólo ordenará los flujos.

Madrid, 4 abr (EFE).- El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha asegurado que la nueva Ley de Extranjería no castigará la asistencia humanitaria a los inmigrantes ilegales y tampoco recortará sus derechos, sólo ordenará los flujos.

"Que no se preocupen las ONG o las personas humanitarias, que este Gobierno nunca tomará una medida para sancionar la acogida humanitaria", afirmó Corbacho en una entrevista con Efe, en la que añadió que ese tipo de ayuda "no sólo hay que no sancionarla, hay que felicitarla y reconocerla".

Para el ministro, las críticas que ha cosechado la propuesta de reforma de la Ley de Extranjería presentada por el Gobierno se deben a que "o no se han leído la Ley o no acaban de entender".

Así, se mostró convencido de que "cuando la gente vaya conociendo el texto definitivo de la nueva ley se llegará a la conclusión de que no es restrictiva sino de ordenación", y de que la "propias organizaciones de inmigrantes van a estar de acuerdo en que es una buena ley".

Según Corbacho, "no debe haber corrientes de inmigración ilegal hay que ordenarlos, por eso la nueva ley intenta ordenar la inmigración, pero no recorta derechos, los amplía".

Así, el ministro puso el ejemplo de que la Ley actual contempla la posibilidad de una reagrupación familiar "prácticamente en cadena", por la que una persona puede reclamar a 10 o 12 personas, pero que no les da permiso de trabajo.

"Tenemos una ley que estamos ensalzando como maravillosa y resulta que ahí falla; bueno pues la nueva ley corrige eso y otras muchas cosas", dijo.

Preguntado por la posibilidad de que la Ley sancione a quienes ayuden a los inmigrantes ilegales, Corbacho respondió: "este Gobierno nunca tomará una medida para sancionar la acogida humanitaria".

"No sólo hay que no sancionarla, hay que felicitarla y reconocerla, en origen y en destino", subrayó el ministro, quien elogió la "magnífica tarea" de las ONG que atienden a los inmigrantes que están en Europa ilegalmente.